Sábado Negro en Traficantes de Sueños
22 de junio de 2019 a las 18:00 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20190622

Feminismo, arte y literatura: nuevas miradas para entender y compartir la realidad

Invitadas: Marta Sanz, Isabelle Touton y María Ángeles Naval


(Inicio de la crónica de Carmen Mateos)

En "nuestra librería favorita", Traficantes de sueños, comienza, media hora antes de lo acostumbrado, la sesión número ciento trece de los Sábados Negros. Son sábados en los que desfilan los más variados temas en las más formidables voces. Como las de hoy: Marta Sanz, Isabelle Touton y María Ángeles Naval. Ellas están aquí para ayudarnos a entender y compartir la realidad (¡entender y compartir!, nada menos) y para ello es necesario hacer nueva nuestra mirada. De eso trata esta tarde. Siempre con el presentador al fondo, que ni manda, ni dirige, pero al que le decimos, con las palabras de Marta Sanz: Gracias Manolo "por el cariño con que preparas todo esto".

Cristina Rosenvinge, con el tema "Tú por mí" nos lleva, musicalmente, a una historia de amistad incondicional en la que habla de ir juntas "donde haya que ir" y, lo que parece más definitivo, "sólo por ir"... juntas.

La tarde va de feminismo, de arte, de literatura y de libros concretos que nos llevan a esa mirada, si no siempre nueva, sí refrescada. Los libros son:
Tsunami: Miradas feministas, de Marta Sanz.
Intrusas, de Isabelle Touton.
Monstruas y centauras, de Marta Sanz.
El papel pintado amarillo, de Charlotte Perkins Gilman.
La transición sentimental, de María Ángeles Naval.

Apetitosas aparecían sus portadas al borde de la mesa -ascendida a tribuna-, en nuestra sala de siempre. Las calidades de sus contenidos se nos fueron mostrando a lo largo del tiempo compartido en la calurosa tarde de verano recién estrenado.

En Tsunami hablan diez mujeres que nos hacen reintepretar el cuerpo, los tabúes, los días malhumorados, los silencios. Como nos dice Marta, el libro recopila miradas de autoras con la intención de que un tsunami cambie muchas, muchas cosas: el significado de las palabras, la casa, la sexualidad. Se han reunido estas miradas autobiográficas como material válido para expresar lo universal. En Tsunami se quiere hablar del puritanismo y de lo políticamente correcto y recuerda la autora que cuando en Clavícula se le dijo que el libro era obsceno, ella respondió "es verdad". Nos plantea también que por qué la menopausia ha de parecer más obscena que la sexualidad. La respuesta tal vez haya que buscarla en la consideración de mito que le damos a la juventud y a la belleza.

Intrusas es el resultado de veinte entrevistas a escritoras. Su comienzo es de 2013. Isabelle Touton recuerda la anécdota de un miembro de un jurado literario que asegura que al no haber ninguna discriminación hacia la literatura femenina, solo cabe pensar que si hay menos mujeres premiadas será porque hay "menos talento". Entre las escritoras entrevistadas, Isabelle recuerda algunos nombres, como la propia Marta Sanz o la autora de El último patriarca (Najat el Hachmi). La autora de Intrusas reconoce que la fundamental causa de las desigualdades es educacional.

Monstruas y centauras es un ensayo sobre feminismo en torno a situaciones tan actuales como el movimiento Me Too, la manifestación del 8 de marzo o la sentencia sobre La Manada. Marta Sanz invita a la reflexión sobre qué caminos ha de tomar el feminismo e insiste en que la incertidumbre en la que nos podamos sumir no actúe de freno. Aun dudando, la acción ha de estar ahí.

El papel pintado amarillo es obra de Charlotte Perkins Gilman (1860-1935), prologada por Ángeles Naval. Su historia está marcada por la depresión a raíz del nacimiento de su hija y de las recomendaciones que le fueron prescritas para salir de esa estado de ánimo. Se la obligó a quedarse en casa, a no escribir, a limitarse a "una saludable vida doméstica"... "Cuidados" que ella decidió cambiar por un divorcio y marcharse con su niña a California. Marta encomia esta breve novela, leída hace un mes y nos dice que la une a El cuaderno prohibido de la italiana Alba de Céspedes, cuya escritura en un cuaderno comienza por tratar de entender sus carencias.

Leer La Transición sentimental es una forma de enterarnos de la literatura y la cultura en España, desde los años 70. María Ángeles Naval plasma en este libro dos cuestiones fundamentales:
- El giro emocional que han ido tomando los estudios sobre la Transición.
- El dato incuestionable de que la Transición política fue paralela a importantes cambios sociológicos. Entre ellos, la descomposición de la familia patriarcal.

Sin perder de vista los contenidos de estas obras, la charla se orientó hacia temas concretos. La maternidad, el humor, la novela gráfica... fueron esos temas. Todo, por supuesto, encaminado a la nueva mirada que, casi como un reto, ha de incidir en el feminismo, no sólo como un asunto de justicia, sino también como fuerza de cambio social en todos los terrenos que estén necesitados de ello.

Apunta Ángeles el tema de la maternidad, como una opción libre. Ser o no ser madre está claro que es opcional. Y recuerda el cuento de Sara Mesa que narra, en tercera persona, el asunto de "la maternidad por accidente". Al estar divinizado el hecho de ser madre, parece disminuir el derecho a no serlo. En Intrusas, se habla de maternidad y marginación profesional. Lo preocupante es que sea la madre la que "cargue" con toda la familia. Cita Naval un verso de Cernuda en el que alude a Rimbaud y a Verlaine, de los que dice "que dejaron atrás la madre inaguantable y la aburrida esposa" (Poema: Birds in the night).

Ser madre, para Sanz, funciona afiliándose a dos modelos estereotipados: Darlo todo por los hijos o ser una arpía. No, ninguno de estos modelos es válido. A ella lo que le interesan son los matices entre los dos extremos. Hoy día, está claro que ser madre está asociado al término "cuidados", pero no es justa esta relación, el cuidado no ha de estar asignado en exclusiva a las mujeres. El discurso de la política de derechas en el que se culpa a la mujer sin hjos es preciso contrarrestarlo y que no sea necesario justificarse "toda la vida" como ha sido su caso personal. Considera Marta Sanz que hemos sido injustas con nuestras madres cuando no entendíamos que las palabras de la casa eran masculinas. El mal humor, la irritación, la zapatilla... no eran más que síntomas de la profunda insatisfacción en la que vivían. Isabelle cita a Sara Mesa cuando dice que la "carga mental" de la madre es superior a la carga material y la profesora de la universidad de Bordeaux nos aporta el dato de que la fertilidad de las escritoras es la mitad de la del resto de las mujeres.

Se reflexiona sobre la vinculación del feminismo con el arte y se dice que nuestros deseos a veces hacen daño, no porque sean dañinos en sí mismos, sino porque se formulan en una sociedad heteropatriarcal. Cuando la autora de Clavícula se pregunta por qué la mujer vive en una asfixia vital permanente, ella misma responde que la sumisión tiene que ver con el arte, con la literatura. Asegura que la literatura no viene del cielo. El texto no es aséptico. (Tal vez podríamos preguntarle a Emma Bovary sobre esto de la literatura como fuente de frustración).

Imposible no aludir al cuadro que ha servido de llamada a la sesión de esta tarde. Se trata de "Tertulia", de Ángeles Santos, fechado en 1927. Los que llevamos años en estos encuentros tenemos que recordar a otra mujer, Teresa Alonso, que nos hizo conocer a esta pintora insólita por su precocidad y su visión tan original del mundo. Ángeles Naval apreció que en esta tertulia de su tocaya hay "Otras mujeres", las que pueden estar relajadas y leyendo. Mujeres sin flores y sin niños. No obstante, Marta matiza que la mujer que lee ha de alejar, muchas veces, el sentido de culpa que se relaciona con leer, a cambio de no estar cuidando.

El capítulo del humor lo trata el presentador a través del dibujo (de las viñetas), de auténticas maestras del arte gráfico. Lola Vendetta (Raquel Riba Rossy), Flavita Banana (Flavia Álvarez-Pedrosa) y Moderna de Pueblo (Raquel Córcoles) son jóvenes cuyas obras vienen a este Sábado negro mostrando otra forma de decir lo mismo. Los ejemplos elegidos son estupendos, nos hacen conocer, por ejemplo, un anticonceptivo llamado "Netflix" y nos impulsan a asomarnos a estas tres dibujantes a través de nuestros ordenadores. Por supuesto, son admiradas por Ángeles, Isabelle y Marta. Las consideran jóvenes que prefieren dejar de ser musas de inspiración ajena para ser ellas las que ejecuten lo que su propia inspiración, y su trabajo, les dicten.

La música, como siempre, remata la tarde. Se la debemos a Ana Tijoux en su vídeo "Antipatriarca".

Muchas, muchas gracias por este final de curso. Se llenó la sala y nos llenamos todos de datos y opiniones de los que hay que decir que "enseñan deleitando".

Buen verano y buen retorno al día 14 de septiembre de 2019. El cartel ya lo tenemos Manolo: Nikola Testa. Invitado Luis Martínez de Mingo.

Como siempre, gracias especiales a nuestro Manolo. Y no olvidamos agradecer el espacio, las sillas, los balcones y la hermosa tribuna a "nuestra librería favorita", Traficantes de sueños.

(Final de la crónica de Carmen Mateos)