Sábado Negro en Traficantes de Sueños
9 de febrero de 2019 a las 18:30 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20190209

Altamarea Ediciones

(Inicio de la crónica de Carmen Mateos)

"Altamarea", mar de literatura, mar que separa y une nuestras penínsulas...
Buen comienzo para nuestra tarde favorita, la de los Sábados negros, en nuestra librería favorita de Traficantes de sueños. Van 109 encuentros en los que nos enteramos, y disfrutamos, de un montón de cosas y 89 de ellos ya han tenido lugar en este espacio, ahora tan lujoso, con tarima y todo.

La nueva editorial, Altamarea, no se fraguó en la mística India, como el presentador apuntó, sino que su nombre surgió en la mismísima Venecia, ahí es nada, en un día de agua alta.
Y qué bien suena que se nos acerque la cultura italiana de la segunda mitad del siglo XX (como si queréis brindarnos otros tiempos) de la mano de unos jóvenes que piensan que sus lectores ideales son los de libros de papel (como si queréis andar por el pergamino, que conste).

La nueva editorial nace porque hay mucho siglo XX italiano que no conocemos, porque aunque aquí se publica mucho y bien, en palabras de Alfonso, sí hay un hueco para lo que ellos se propongan acercarnos. Hay otras razones como el hecho de que hoy se ha hecho más fácil editar, sin infraestructuras de coste impresionante o porque nuestro mercado no está tan saturado de libros italianos actuales, sino que tenemos muchas más referencias culturales en el cine o en libros de tiempos pasados. Por otra parte, hoy, que nuestros ojos están tanto en lo anglófono, es necesario mirar también hacia nuestro mar ese mar en el que a Leopardi "le era dulce naufragar" (imposible no pensar que Leopardi no sabía de los náufragos de la desesperación que iban a inundarlo). En definitiva, bienvenidos a un mar de literatura que acogemos con ganas y que os sea leve tanto el "subidón" como el "vértigo" en el que os habéis metido.

Cuatro nombres y tres libros protagonizan la tarde: Giuseppe Grosso, Alfonso Zuriaga, Beatriz Gimeno y Gerardo Matallana van a presentarnos "Mujeres en lucha", "Las soldadesas" y "La viña de uvas negras".

"Mujeres en lucha" es un libro escrito por Isabella Lorusso (1967), publicado en 2018 y prologado por Beatriz Gimeno. Es un libro que nos acerca las voces de mujeres españolas que participaron en la Guerra 36-39.
Beatriz Gimeno nos habla de ellas desde su autorizada voz: conoció a la autora en Lima, donde la italiana vivía integrada y con perfecto conocimiento del español. Allí le dijo a Beatriz que estaba realizando estas entrevistas a activas mujeres republicanas. Eran los años 90.

En palabras de Beatriz, la voz de estas mujeres "nos interpela" y nosotras hemos de reivindicarlas, porque se lo merecen, porque tenemos que reconstruir nuestra genealogía, porque la historia nos borra, porque hicieron cosas inimaginables (lucha por el aborto, por el divorcio...), porque no solo defendían la República sino que querían transformar sus vidas y a ello se dedicaban de una forma que emociona: leían, se formaban, trabajaban, cosían, cuidaban hijos y cuidaban el progreso. Indudablemente, no les era fácil, no solo la iglesia y las leyes les estaban en contra, sino que también en las casas "el dueño era él". Ellas creyeron que eran tiempos de primavera, pero el casi inmediato franquismo, "no solo convirtió sus vidas en invierno, sino en infierno". Sufrieron tanto como los hombres (con cárcel incluida) y sufrieron ¡durante tantos años! una ciudadanía de segunda.

En el reportaje fotográfico que acompaña las palabras de Beatriz vemos a mujeres luchadoras; armadas sin armas metafóricas, sino de balas y gatillo. Vemos a mujeres alegres, con alguna excepción de abatimiento pudoroso o con la seriedad que le da ese ojo guiñado para no errar el tiro.

Es bueno recordar a alguna organización feminista que ahí estuvo para agulitinar mujeres que luchaban por lo mismo: "Mujeres libres" fue una de estas organizaciones que permanecieron desde abril de 1936 a febrero de 1939.

Y si el libro "Mujeres en lucha" es "sobrecogedor", en palabras de nuestra presentadora, otra razón para leerlo es que, en el fondo, seguimos hablando de las mismas cosas.
Para terminar: canta Elena Rubio "A las mujeres", de 1936, y nos recuerda que "todos nacemos igualeas" y que la lucha ha de ser firme.

"Las soldadesas" lo escribe Ugo Pirro (1920-2008), allá por 1956; lo edita Altamarea en septiembre de 2018; lo traduce para esta edición Gerardo Matallana y lo prologa Íñigo Domínguez.

Guiseppe nos dice que el auténtico apellido de Pirro es Mattone, que lo conocemos más por ser guionista de cine, y cineasta, que por su literatura, que el libro habla de una experiencia del autor como soldado de la Segunda Guerra Mundial y habla también de la metamorfosis de ese soldado a lo largo de su experiencia bélica.

El presentador da paso al traductor, Gerardo Matallana, que comienza diciéndonos que el libro ha sido para él un descubrimiento y que es una obra cinematográfica, con resonancias de guion.
Podría decirse que todas las palabras dichas por el traductor han de ser recogidas en esta crónica, porque todas tienen una carga semántica muy intensa: Pan, hambre, viaje, metamorfosis, mujeres, prostitución... todas son palabras que tienen el propósito final de señalar los horrores de la guerra. La guerra no por sus acciones, o mejor por las "hazañas" que tantas veces nos son relatadas en la literatura bélica, sino por lo inmisericorde que resulta la vida cuando las armas mandan.

Pan y hambre están en el fondo de la historia. El pan (psomí) va desde el chusco a la hogaza y desde la mendicidad a la terrible paradoja de morir "ahora que teníamos tanto pan". El hambre desencadena la trama de esta historia: las mujeres se prostituyen para calmarla y su prostitución calmará el hambre de sexo de los soldados italianos.
Hay dos viajes fundamnetales, uno es circular, es geográfico, y va de Italia a Italia pasando por Grecia. El otro, el viaje del teniente protagonista es un viaje interior que da lugar a su metamorfosis: comienza en el fascismo mussoliniano y termina convirtiéndolo en un desertor de ideas y de actos.
Los horrores de la guerra se pueden cuantificar, por supuesto, pero bastaría una sola mujer o un solo niño, "sujetos pacientes" de la invasión italiana, para que entendamos el dolor de que sus historias se multiplican en los 23.755 muertos, en los 50.870 heridos, en los 12.268 congelados y en los 3000 que sufrieron amputaciones.

(El traductor se extraña de que alguien del público le pida que le firme el libro. Sr. traductor, es usted importante por traducirlo y también por su condición de lector atento. Gracias.)

Para terminar la presentación de este libro, el presentador nos ofrece el comienzo de la película basada en él. Vista "Le soldatesse", queda desde aquí recomendada. Es de Valerio Zurlini (1965), el teniente es guapo y soso (opinión por supuesto rebatible) y la historia se ciñe bastante a lo que Pirro nos cuenta.

"La viña de uvas negras" es de una escritura "elegante y aristocrática", nos dice Alfonso Zuriaga. Su autora se llama Livia de Stefani (1913-1991), la novela la publica Altamarea en abril de 2018 con un epílogo de Marta Sanz.

Livia de Stefani se va a Roma con 17 años porque no soporta lo que la mafia supone en su tierra de origen. Es la primera que escribe sobre esta organización. En 1953 no se escribía sobre el tema y menos una mujer. Había una dificultad añadida en torno al tema y es que todavía no teníamos en nuestras cabezas ese código icónico y verbal que más tarde nos inundó. Livia no se centra en la "carrera" del mafioso sino en la casa en la que vive, con lo que eso supone de carga para la mujer. Lo más triste, en palabras de Alfonso, es que además la mujer soporta todo ello por amor. Curiosamente, la novela se vendió en Italia como una novela de amor.

El libro cuenta con un valor añadido, que es el epílogo de Marta Sanz, que ella titula ""Epílogo: Saturno sufre". Su consideración sobre De Stafini queda clara en frases como "Una escritora siciliana de su tiempo y adelantada a su tiempo". Al final de sus páginas, Marta Sanz resume: "La autora dibuja un encuentro de personajes infelices en mitad de la sensualidad y la luz de una isla paradisíaca" y nos dice también que todo el amor que Livia siente por su tierra "se vuelve rabia" cuando se le hacen claras las "cavernarias relaciones" en las que se mueven sus compatriotas.

En definitiva, tres lecturas que prometen y una editorial, Altamarea, a la que deseamos mucha, mucha, suerte. Suerte en sus novelas, sus ensayos y la literatura especialmente dedicada a los niños. Fue una buena tarde. Gracias a todos los de la tarima. Conste que fuisteis aplaudidos con mucha sinceridad.

Terminamos casi-cantando (lo del "casi" se debe a que la acústica del local nos da la espalda, ¡Ay , si fuera el auditorio!). Tuvimos que delegar en Teresa Rebull y en Lluis Llach ("Jo sé que un día"). Cantó también Domenico Modugno, con un fondo de fotografías sicilianas en la que dos hombres parecen simbolizar, en su cuchicheo, un mundo de secretos mafiosos y unos niños, de comunión, de monaguillo y de monjita que nos remiten a esa Italia que, a muchos de por acá, tanto nos gusta.

(Nota: El 20 de mayo de 2019 vendrá Dacia Maraini a la Embajada Italiana a presentar su libro "Los años rotos". Quedamos informados.)
(Otra nota: El 9 y 10 de marzo se presentará "Mujeres en lucha. Para una completa información tenemos www.altamarea.es)

Y el próximo Sábado negro, que llegará volando, va de "Dibujar la ciudad". Hablamos del 9 de marzo de 2019.

(Final de la crónica de Carmen Mateos)


Estuvieron con nosotros Giuseppe Grosso y Alfonso Zuriaga, responsables de la Editorial Altamarea.
También contamos con la presencia de Beatriz Gimeno, prologuista de Mujeres en lucha y Gerardo Matallana, traductor de Las soldadesas.

"India, 2016. Giuseppe, Sara y Alfonso, subidos a un rickshaw de Chennai, deciden que lanzarán en algún momento de sus vidas una editorial de lo que los une: lo italiano en general y la literatura en particular. Lo que comenzó en broma toma forma en enero de 2018, cuando nace Altamarea Ediciones.

Madrid, abril de 2018. Se publican los primeros libros de Altamarea, proyecto uno y trino, cabezón por partida triple como el Cerbero dantesco; tres, de hecho, son las colecciones que propone:

Narrativa Italiana del siglo XX. Una brújula para navegar por los mares de la literatura transalpina y una garantía de originalidad y calidad literaria.
Ensayo. Mapas náuticos para surcar las turbulentas aguas del postmodernismo globalizado. Libros para reflexionar, viajar, conocer el pasado, entender el presente y prepararse para el futuro.
Piccolini. Cuentos inéditos escritos e ilustrados por jóvenes talentos de la literatura infantil. Libros de gran calidad estética concebidos para formar a los lectores del mañana y contribuir con palabras y dibujos a que el mundo sea un lugar cada vez más tolerante, abierto, multicultural y colorido."

Con estas palabras se define esta editorial en su web.
Hablamos con ellos de su labor en pro de divulgar en nuestro país lo italiano en general y la literatura en particular.

Para ello nos paramos en tres libros poblicados recientemente:

Imagen Mujeres en lucha

Mujeres en lucha de Isabella Lorusso.

"Mujeres en lucha es un libro coral, un conjunto de entrevistas realizadas a mujeres españolas que participaron en la guerra civil. Algunas tomaron las armas y combatieron en el frente, otras militaron en el POUM, en Mujeres Libres o en diferentes grupos anarquistas. Todas lucharon contra el franquismo y por la emancipación de la mujer, y juntas lograron avances sociales tan significativos como el aborto libre y gratuito. Emprendieron toda una revolución, y para ello no solo tuvieron que enfrentarse al fascismo, sino también, a veces, a sus propios compañeros."

Isabella Lorusso nació en Ostuni, Apulia, en 1967, y terminó sus estudios en Bolonia con una tesis sobre la guerra civil española. Se trasladó a Perú donde enseñó italiano en las universidades de Lima, Cuzco y Tumbes. Actualmente vive en Inglaterra. Ha publicado La maga, Senza pelle y T/3. Storia di un femminicidio y, en España, Un día sin ti, Potosí: historia de un viaje en el sur del mundo y Voces del POUM.

Imagen Las soldadesas

Las soldadesas de Ugo Pirro

Segunda Guerra Mundial, ocupación italiana de Grecia. Una misión muy peculiar rompe la alucinada monotonía de la vida militar de un joven teniente de estancia en Volos. Tendrá que ir a Atenas para recoger a un grupo de prostitutas griegas y entregarlas a las tropas italianas apostadas por diferentes puntos de la península helénica. Empieza así su viaje a través de una Grecia amiga y hostil, bella y desfigurada por la guerra y por el hambre. Un itinerario no solo geográfico sino también interior, un periplo formativo que el joven soldado emprende niño y acaba hombre, después de haber conocido en el arco de unos pocos días el amor, la compasión, la vergüenza, el rencor y el remordimiento.
Publicado por primera vez en 1956, Las soldadesas es el inestimable testimonio de uno de los capítulos más grotescos de la historia bélica de la Italia fascista; pero es al mismo tiempo una conmovedora novela hilada alrededor de las experiencias, opuestas y colindantes, del amor y de la muerte.

Ugo Pirro (1920-2008), nombre artístico de Ugo Mattone, nació en Battipaglia, Apulia. Es conocido sobre todo por su extraordinaria y prolífica producción como guionista cinematográfico, que le valió dos nominaciones a los Óscar (Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha y El jardín de los Finzi-Contini) y la fama de cineasta contestatario y políticamente comprometido gracias a películas como La clase obrera va al paraíso u Operación ogro, sobre el asesinato de Carrero Blanco.
Su experiencia como soldado durante la Segunda Guerra Mundial influyó en su temprana producción literaria, de la que forma parte Las soldadesas, su exordio como narrador. Otros títulos destacados de Pirro son Jovanca y las otras, Cinco mujeres marcadas, Frío furor y Mi hijo no sabe leer.

Imagen La viña de uvas negras

La viña de uvas negras de Livia de Stefani

"Sicilia, años veinte. Casimiro Badalamenti es un hombre duro y despiadado que por cuestiones de mafia abandona su casa y su viñedo en su Giardinello natal y se establece en Cinisi, donde hace fortuna gracias a sus negocios y a sus oscuras influencias. Con Concetta, mujer de mala vida que le es morbosamente devota, tendrá cuatro hijos que arrancará a su madre nada más parirlos para que sean criados por otras obsequiosas familias, sin saber los unos de los otros. Años después Casimiro decide volver a reunirlos para regresar a su pueblo y a su viña de uvas negras con la intachable apariencia de una rica familia de bien. Pero entre los jóvenes hermanos Nicola y Rosaria nacerá una insana pasión que los llevará derechos al incesto. Livia De Stefani retrata, a través de una mirada compasiva y casi documental, la vieja Sicilia rústica y profunda de principios del siglo pasado. Traza con maestría impecable los rasgos de una familia, de una tierra, de una época, de una sociedad hipócrita y opresiva donde la jerarquía, el miedo y la sumisión son los engranajes que mueven el mecanismo de la vida cotidiana. Con las pinceladas de un lenguaje rico y florido, este libro captura al lector en las primeras páginas y lo guía, inerme, a través de la tragedia cotidiana y amarga de una familia abocada a la devastación."

"Livia De Stefani (1913-1991) nació en Palermo. Hija de ricos terratenientes, condujo privadamente su formación cultural y empezó a dedicarse a la escritura desde niña, en contra del criterio de sus padres que nunca apoyaron su pasión por la literatura. Con solo diecisiete años se trasladó a Roma dejando atrás su Sicilia natal, donde siempre se había sentido prisionera de reglas y actitudes atávicas que la asfixiaban.
Una vez asentada en la capital, comenzó a escribir acerca del mundo despiadado, patriarcal y feroz del que provenía. De Stefani fue una de las primeras escritoras en retratar el poder de la mafia y en desvelar sus mecanismos y valores, denunciando a la vez la situación de la mujer siciliana, aislada y expulsada de un tablero controlado íntegramente por hombres. Alcanzó el éxito ya con la publicación de su primera novela, La viña de uvas negras (Mondadori, 1953), obra en la que se anticipa, en toda su complejidad, la temática fundamental de su producción literaria: una profunda, original y desesperada crítica de Sicilia y de su sociedad."

(Toda la información tomada de la web de Altamarea Editorial:
http://altamarea.es/)

Y como siempre tuvimos: músicas, vídeos, fotografías...