Sábado Negro en Traficantes de Sueños
10 de marzo de 2018 a las 18:30 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20180310

(Inicio de la crónica de Carmen Mateos)

Es fácil que del oro blanco no supiéramos mucho, pero del camino de explotación de seres humanos, sí sabemos algo. El inhumano camino ha recorrido África, Asia y Brasil, fundamentalmente y los años de historia se remontan al siglo XVIII.

De todo ello vamos a enterarnos gracias a Blas Garzón (al fondo, siempre el presentador) en la tarde del Sábado Negro de 10 de marzo de 2018.
Un detalle: nuestra librería favorita, Traficantes de sueños, coincide con el lugar de trabajo de nuestro "cauchero" favorito. Quién sabe si muchos de sus hallazgos y deducciones no tuvieron lugar mientras subía y bajaba esas escaleras de su lugar de trabajo por las que hoy todos hemos subido con el ánimo de escucharlo.

El presentador, que reincide por ciento y una veces, nos recomienda, para comenzar la sesión, que acudamos a la música congoleña, que nos va a gustar y reconoce en el invitado de hoy a un entendido en libros sorprendentes. Parece agradecerle de nuevo el descubrimiento de una novela de T.C. Boyle, "Música acuática", que transita por el Londres georgiano y por lo más profundo del África salvaje.

Blas Garzón agradece la presentación del introductor, cuyo estilo califica de "retranca bella" y nos dice que en el oficio de librero la curiosidad es inevitable. De su curiosidad y del encuentro con esta materia sale la tarde de hoy, fruto de muchas otras tardes en las que se empapó de historia, de cauchos, de salvajes explotaciones y de todo lo que fuera abordar un tema como hay que abordarlo.

Y comienza el viaje hacia el oro blanco con la advertencia de que es un largo viaje: comprende desde la primera definición científica del látex, en el siglo XVIII, hasta la goma de borrar que tiene Blas en sus manos en la tarde del siglo XXI, allá por el 10 de marzo del año 2018. Porque también nuestras gomas de borrar tienen que ver con este polímero elástico que se extrae de la Hevea Brasiliensis.

Fue un ilustrado, Charles Marie de la Condamine, el que hizo la primera descripción científica, tal vez en ese afán de los racionalistas de ordenar y catalogar el mundo. Pero ya entonces no eran ajenos a la rentabilidad del producto y quien dice "rentabilidad" ¿está diciendo "beneficios"? Si es así, ya tenemos la clave de la conferencia de esta tarde. En una fácil metáfora tal vez podamos decir que los indígenas maltratados lo llamaron, por algo más que por su fruto, "árbol que llora".

Imagen Oro blanco 1

En el siglo XIX, Charles Goodyear da un paso más en la utilización del producto al descubrir la vulcanización del caucho, esto será decisivo para que puedan fabricarse neumáticos. En el mismo siglo, y sin olvidar la cuestión de las patentes, Charles Macintosh, en Reino Unido, inventará una "masticadora" que va a permitir la fabricación de tejidos para hacer zapatos, tiendas de campaña y el tejido impermeable.

Imagen Oro blanco 2

Estos productos nos hablan de un posible enriquecimiento de quien sepa manejar su producción y nos hablan, por tanto, de lugares y gentes. Existe una propiedad privada llamada Congo Belga en la que se pueden hacer con la materia prima a bajo coste. La propiedad es de un rey que vive en un lejano país llamado Bélgica, de nombre Leopoldo II y que vive entre 1835 y 1909. A un depredador y genocida, Henry Morton Stanley se le encomienda la exploración y toma del territorio y, si es necesario, el maltrato a los nativos de estas tierras, ya sea extrayendo caucho o haciéndose con marfil en grandes cantidades. A su vez, se puede delegar en los propios nativos para que maltraten a sus hermanos raptando mujeres y niños o azotándolos con látigo eficaz hecho con piel de hipopótamo. Se incluyen las mutilaciones que nos muestran fotografías de niños sin la mano derecha. Y hablando de manos, enlatadas y de golosina, las gentes belgas las disfrutaban cual macabros dulces.

Entre los gestores del maltrato no solo están los señores del caucho, sino que se une el propio Ku-Klux-Klan dando ideas y con la intención de que los ex esclavos afroamericanos vuelvan a su origen. Tampoco hay que contar con la denuncia humanitaria de la propia iglesia, sobre todo norteamericana. De los pocos casos de sensibilidad hacia los maltratados está el de Roger Casement, un irlandés que investiga sobre la falta de derechos humanos y que da lugar a un "lavado de cara" que no significa gran cosa. En este sentido, imposible no citar a J. Conrad cuyo testimonio sobre el salvajismo de los civilizados es tal vez el más leído, pero también es cierto que "El corazón de las tinieblas", nos dice Blas, viene a decir que existe un colonialismo del bueno. Y este corazón de las tinieblas lo lleva Coppola a Vietnam en Apocalyse Now. Pero lo que queda de manifiesto es que los que no hablan son precisamente los propios africanos, imposible que tengan voz los que son considerados en el límite de llamarse humanos. Y el hecho de que en 1908 Leopoldo II tenga que dejar su propiedad al estado belga o que incluso se muera un año después, no va a significar que los esclavos asciendan al escalón de trabajadores.

Por otra parte, los inventos siguen: John Boyd Dunlop, para que su niño de 9 años sufra menos los vaivenes en su triciclo, inventa el neumático con cámara de aire. Los hermanos Michelín son los creadores del neumático moderno. Henry Ford comienza la fabricación en serie. A mediados del siglo XIX el caucho se utiliza para el cableado del teléfono y del telégrafo y, en definitiva se necesita mucha plantación de Hevea brasiliensis para atender a tanta demanda.
Es la época en la que los multimillonarios pueden dar rienda suelta a sus más caros caprichos, como el de hacer un teatro de ópera en medio de una selva (Manaos) o hacer que un barco cruce montañas (eso sí, con el sudor de los nativos), porque así se le ocurre al excéntrico Fitzcarraldo. Las películas se pueden ver de muchas maneras, pero seguro que ahora veríamos la que hizo Herzog sobre este episodio de forma muy distinta a como la pudimos ver en su día. De lo que no se tienen noticias es de que los "seringueiros" brasileños, ocuparan un asiento en el Teatro de Ópera de Manaos. Para ellos estaba la recolección del caucho y dejarse la vida en las hendiduras necesarias para que el oro blanco enriquezca a sus amos.

Imagen Oro blanco 4

Los amos pueden cambiar de país como es el caso de los peruanos hermanos Arana que asesinan a miles de indígenas en las selvas amazónicas y se hacen con extensos territorios de los que vemos un mapa encargado en su día por ellos mismos. En "La chorrera", centro neurálgico de su negocio, los Arana utilizan a los huitotos, de los que vemos una foto en la que "los más afortunados" aparecen con cadenas, los desafortunados, unos 30.000, mueren. Mientras tanto, los señores cotizan en la bolsa de Londres y uno de los hermanos termina de senador en Perú. ¿A dónde van estas cantidades ingentes de caucho? Sí, a un pueblo norteamericano del estado de Ohio, el pueblo se llama Akron y se erige en "Capital mundial del caucho".

Imagen Oro blanco 3

Pero la producción va a cambiar de estilo y de países. El giro se le debe a Henry Vickman (1846-1928) que roba a los brasileños semillas de la Hevea brasiliensis y las lleva al londinense Herbarium and Library-Royal Botanic Gardens, allí germinan y son llevadas a colonias asiáticas, como Malasia o la Indonesia holandesa. De la película "Indochina" se nos ofrece una secuencia importante, aquella en la que se selecciona a los esclavos asemejándolos a cosas o animales. Unos "ejecutivos" con sombrero se encargan de que sean pesados, examinados sus ojos y castigados en cepos, si fuera necesario, para hacerse con los que más rendimiento puedan dar a los bolsillos del amo; en este caso cinematográfico se trata de ama (interpretada por C. Deneuve) que ha heredado una plantación y que la dirige como debe ser: con crueldad y avidez de beneficios.

En ocasiones el sueño americano no se cumple, qué le vamos a hacer. Es el caso de la fracasada Fordlandia. Esta plantación, cuyo nombre resuena a parque de atracciones, es construida por Henry Ford en los años 30 en torno al río Tapajós, afluente del Amazonas. Fordlandia lo tiene todo: miles de hectáreas, su iglesia, sus salas de juegos... Todo menos la producción de caucho. No pudo ser fuente de materia prima para la industria armamentística tan necesaria en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Tan necesario se hace el caucho que vemos vídeos en los que el propio Roosevelt pide que se lleve a reciclar y vemos fotografías en las que efectivamente las ruedas aportadas por los ciudadanos forman montones dispuestos a ser reciclados. Y es que pese a que en los tiempos de la Segunda Guerra se logra el caucho sintético, el natural sigue siendo imprescindible. Y a propósito de la Guerra y del bombardeo de Pearl Harbor, en Estados Unidos se desata la paranoia y miles de estadounidenses de origen asiático son declarados enemigos internos, se les cierran sus comercios y son llevados a campos de concentración. El de Manzanar en California es uno de ellos.

En cuanto a los vídeos promocionales, nos dice Blas que no tienen desperdicio y como muestra nos presenta el testimonio de una plantación en Liberia, vinculada a Firestone en la que vemos a los trabajadores caminar contentos hacia su explotación cotidiana. No solo están contentos, sino que podemos pensar que pueden amar su trabajo, dado que en el vídeo se dice que ponen nombre al árbol en el que hacen las hendiduras. ¿A quién creemos? ¿A los vìdeos propagandísticos o a los seres valientes que denuncian el expolio? En la tarde de hoy queda claro que Chico Mendes tiene toda la razón y toda la valentía del mundo. En su activismo sindical supo unir a caucheros, indígenas y ecologistas en un frente común. Él, como otros muchos, han sido asesinados para que los beneficios de unos pocos sigan creciendo. Él vivió, y no en balde, de 1944 a 1988.

Para terminar el tema, un hallazgo nos sorprende: Klaus Kinski sonriente. Se nos quiebra su imagen adusta y sufriente para brindarnos la dulzura de su juego con una mariposa amaestrada que se afinca en él.

Imagen Oro blanco 5

Al terminar la tarde, no es solamente que sepamos más sobre el caucho, sino que hemos descubierto a un librero que se acerca a las cosas como nos gusta. En estos tiempos de tanto zapping intelectual, de tanto mando a distancia con el que andamos en las pizcas de todo, es un gusto conocer a gente así. Millones de gracias, cualquier tema en tus manos va a estar lleno de generosidad, seguro.

El presentador hace de la manifestación en Bilbao, el símbolo de la jornada feminista tan reciente. Cantamos "A la huelga", con letra y música de Chicho Sánchez Ferlosio, adaptada por Feministes Indignades en 2015. Sobre nuestras tímidas vocecitas, sin comentario. Se detecta nuestra buena voluntad.

Imagen Oro blanco 6

¿Cuándo el Sábado 102? El 14 de abril de 2018. Hora y lugar, los de siempre. ¿A quién tendremos en la tarima? Al traductor Antonio Barbado. Traductor de "Encuentro junto al Ebro", de Willi Bredel.

BIBLIOGRAFÍA Y FILMOGRAFÍA

Para los que queramos ahondar en el tema del oro blanco y todo lo que socialmente supone, el conferenciante nos acercó valiosa documentación que citamos en forma de anexo.
Como él nos dijo, se trata de "Muletas para la ignorancia". Ahí van:

Bibliografía:
1.- "El bosque que llora", de Vicky Baum.
2.- "El imperio visible", de Daniela Bleichmar.
3.- "El sueño del celta", de Vargas Llosa.
4.- "El corazón de las tinieblas", de J. Conrad.
5.- "El fantasma del rey Leopoldo", de Adam Hochschild.
6.- "La vorágine", de Eustasio Rivera.
7.- "En el corazón de la América virgen", de Julio Quiñones.
8.- Libro de fotografías de Akron, Capital mundial del caucho.
9.- "Manual de primeros auxilios", escrito por un misionero.
10.- "Malasia", de Fauconnier.
11.- "Impounded", de Dorothea Lange.

Películas de las que vimos fragmentos:
1.- "Apocalipse Now", de Francis Ford Coppola.
2.- "El abrazo de la serpiente", de Ciro Guerra.
3.- "Indochina", de Régis Wargnier.

(Final de la crónica de Carmen Mateos)


Una historia social del caucho con Blas Garzón, librero.

Nuestro invitado nos hablará de la cultura del caucho:

...desde las primeras citas en los viajes de Colón hasta el Siglo de las luces y la exploración/medición del mundo de La Condomine.

Imagen La Condomine
Mapa de La Condomine

... Viajaremos a África a las tinieblas del Río Congo, las exploraciones europeas al continente africano, el reparto colonial del continente, la construcción de propiedad particular del Estado libre del Congo por Leopoldo II, la denuncia pública y el comienzo de la construcción del discurso de los Derechos Humanos, la prensa, la fotografía.

Imagen África
El África colonial

... Nos acercará al Amazonas, a las primeras exploraciones y explotaciones de recursos y poblaciones, el boom del caucho en el conflicto Perú-Colombia, los proyectos locos: el ferrocarril, la ópera de Manáos, Casa Arana, la denuncia de Casement.

Imagen Casa Arana
Casa Arana

... Seguiremos con las industrias asociadas a la manipulación del caucho natural e innovaciones técnicas, la industria automovilística en EE.UU., la ciudad de Akron, el fordismo y sus consecuencias.

Imagen Fordlandia
Fordlandia

En resumen, un magnífico viaje por el mundo para conocer la historia social de un producto natural: el látex, que no ha podido ser, hasta el presente, sustituido por ningún producto sintético.

Y como siempre: músicas, vídeos, fotografías...