Sábado Negro en Traficantes de Sueños
24 de febrero de 2018 a las 18:00 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20180224

(Inicio de la crónica de Carmen Mateos)

Con el permiso de nuestro protagonista de este Sábado, Paco Roca, hoy tenemos que comenzar la crónica con otro protagonista (¡seguro que le encanta!), se llama Manolo Rodríguez y espero que no me censure (si no le encanta) esta introducción.
Es difícil "loar" cuando ves que no es necesario: ni Manolo lo necesita, ni nosotros tampoco. Lo que sí creo que necesitamos es darte las gracias, Manolo, y desde aquí lo hago. Por tantos Sábados con mucho trabajo tuyo detrás, por tantos temas que nos invitan a conocer más y más de todo lo que planteas, por crear este espacio que nos acerca a los que asistimos y nos hace disfrutar de ser afines.

Perdona, Paco Roca, es que tu día coincidió con nuestro día número 100 y nos es imposible separar tu visita de nuestra celebración. Por eso María José se acercó con los cien claveles rojos y a Manolo le fue pedido el micrófono para que, bien alto, le pudiéramos dar las GRACIAS.

Imagen Paco Roca 01

Imagen Paco Roca 02

A las 18:00 horas del Sábado 24 de febrero de 2018, en nuestra lujosa librería favorita, Traficantes de Sueños, recibimos al autor de Los surcos del azar. La música que suena cuando llega Paco Roca es la misma que sonaba clandestinamente en el París ocupado por los nazis, a ellos no les gustaba el Jazz y había que arreglárselas para escuchar esa música sin despertar sospechas.
Es a este París al que llegan los protagonistas de Los surcos del azar, es decir, los españoles republicanos que lucharon contra el fascismo y que contribuyeron a liberar París, formando parte de "La nueve" Compañía.

"Un tebeo artísticamente logrado e históricamente fiable". Y aquí podría terminar esta crónica, porque las palabras de Robert Coale, que así definen "Los surcos del azar", no pueden mejorarse. Como mucho, sí podrían subrayarse ambas cosas: artísticamente es más que logrado, temática y formalmente es una maravilla de triste historia. Además, que sea fiable nos lo hace sospechar el propio autor en la tarde del Sábado.
Su afán de rigor, de ser fiel a lo que ocurrió en el exilio republicano, lo dejaba de manifiesto rebajando la grandiosidad del hecho concreto de la liberación de París (La Nueve fue una parte de esa liberación, muy importante, pero no la única). También se plegó a la historia verdadera, aunque eso le supusiera atenuar la heroicidad de sus personajes protagonistas.

Imagen Paco Roca 03

El libro comienza en Alicante, en la ratonera que supuso para los perdedores que los barcos de la "relativa" salvación se demoraran y que las tropas franquistas posiblemente no iban a demorarse mucho. No hacen falta muchas palabras para que nos sintamos en ese puerto, basta con alguna onomatopeya ("boum, bang, tatata") y la angustia dibujada en los rostros que esperan en el muelle.

El autor nos habla de su trabajo en medio de dos hábiles entrevistadores: Manolo y Armando. Así nos enteramos de que La Nueve desfiló por los Campos Elíseos el 24 de agosto de 1944 celebrando la liberación de Francia y que los carros de combate llevaban nombres como "Madrid", "Guadalajara", "Ebro", o "Guernica"; sabemos, también, que "La Nueve" estaba formada por "la quinta del biberón" y por hombres que tenían treinta o más años durante la guerra española; que en esos barcos que los recogieron en Alicante fueron llevados al norte de África y que se alistaron para seguir luchando contra el fascismo de la II Guerra, tal vez con la esperanza de que también el fascismo franquista fuera desterrado; que de los 160 hombres que formaban su Compañía, 146 eran españoles; y también sabemos que lo más terrible de su exilio fue que al terminar las dos guerras, no tuvieron un país al que regresar.

Imagen Paco Roca 04

Se pregunta el autor si estos luchadores se hubieran alistado si llegan a saber que ya se había comprado la neutralidad española para la no intervención en la II Guerra, tal como muestra el documental de Marta Hierro y Pablo Azorín, "Espías en la arena". Pero lo cierto es que ahí estuvieron estos héroes, cuyo conocimiento se amplía gracias a Surcos del azar. Y no ha sido fácil contar su historia porque hay un gran vacío de información en torno a lo que ocurrió con esos barcos que racalaron en el norte de África. No obstante, cuando se le pregunta si "disfruta o sufre" en su labor creadora, parece que no todo es sufrimiento, destila pasión por su trabajo y, como él mismo dice al final del libro "cuando una idea brota ya no se deja encerrar" (y nosotros celebrando que así sea).
Cuando decide hacer su novela gráfica cuenta con ayudas potentes (y humildemente lo declara), desde el hispanista norteamericano afincado en París, Robert Coale, hasta el asesor Juan Rey, presente en la sala, que le evita "meter la pata" y le enseña que no es lo mismo un fusil que otro, ni un uniforme que otro. La ayuda de Juan Rey subsana la gozosa ignorancia que le supuso a Paco Roca el no tener que hacer la mili.

Para añadir atractivo y veracidad a su narración, la novela discurre en dos terrenos: el histórico-coral y el individual, es decir, el de un hombre que va buscando a otro. Por otra parte, hay un investigador de toda la historia cuyo físico, por necesidades del guion, coincide con el del autor. Así, los protagonistas individuales, Miguel Campos y Amado Granell, se insertan en los hechos históricos y todo ello hace que nuestro interés por leerlo se intensifique.

Imagen Paco Roca 05

Respecto al tema, ¿Por qué esta indagación en el pasado? Lo responde el autor señalándonos su intención última: no es para mirar nuestro pasado con nostalgia, sino para conocer el presente, para conocernos, hoy, como ciudadanos. Otra razón para traer a sus personajes hasta la actualidad es por su deseo de no limitarse a La Nueve, sino narrar gran parte de la vida de esos exiliados. También es cierto que no oculta el escándalo que supone escuchar cosas como que "Franco era el que más había hecho por la democracia".
Se desprende de sus palabras que vivimos tiempos difíciles para contar verdades, ya que siempre hay que estar militando en la "no ofensa", no vaya a ser que se ofendan los golpistas, si hablamos de los republicanos o viceversa.

En cuanto a la forma, ¿Por qué el cómic? Paco Roca, lo sabemos, lo ve como el medio ideal. Gracias a una pregunta del público, al fin, se nos da una diferenciación clara entre cómic y novela gráfica. Dice el autor que él se encuentra a medio camino entre ambas cosas y nos explica que el cómic es una narración que muchas veces utiliza la series para desarrollarse y, por otra parte, está más planificado y dirigido, incluso a veces se les pide a los autores que ejecuten tantos tipos de planos en cada página. Por el contrario, la novela gráfica sería la vanguardia, ya que el tema es libre, se puede hablar en primera persona y se pueden abordar los temas más inesperados, como el autismo de una hija o, añadiríamos nosotros, las arrugas de unos rostros.

Imagen Paco Roca 06

Y a medio camino entre cómic y novela gráfica a Paco Roca le ha sido posible cumplir su sueño infantil, que es dibujar y vivir de ello. Pero no se queda aquí sino que también busca el encuentro con la comprensión ajena. Que el azar lo lleve por surcos en los que siga encontrándolo todo: el éxito que le permita dedicarse en cuerpo y alma a lo que crea y la comprensión de todos nosotros (nos lo pone fácil porque trabaja a fondo para que así sea).

Terminamos la tarde recordando otras de sus obras: "Metamorfosis", "Arrugas", "El invierno del dibujante", "La casa" o, el último, "La encrucijada" (2017), en el que habla de creación artística con el líder de "Seguridad Social", que ya lleva treinta años en esto de la música.
Ante la pregunta de proyectos futuros, respuesta completísima, dado que estaba su editor en la sala: Va a narrar un hecho ocurrido entre 2006 y 2008, y no pidamos más.

Para el público fiel, y para el infiel, si lo hubiere, que sepamos que el día 10 de marzo de 2018 vamos a saber más del asunto del caucho, del Congo, del Amazonas... y nos lo va contar Blas Garzón, librero.
Por último, último, hay una letra adaptada de una canción del "Piemonte" en la que se invita a la huelga del día 8 de marzo, también se nos invita a corearla, pero hay como una timidez exquisita, o qué sé yo, que hace que "coreemos" totalmente inaudibles.

Imagen Paco Roca 07

Y 100 gracias de nuevo, Manolo y ¡a por las 200!

(Final de la crónica de Carmen Mateos)


Los surcos del azar de Paco Roca.

“A través de los recuerdos de Miguel Ruiz, republicano español exiliado en Francia, Paco Roca reconstruye la historia de La Nueve, una compañía a las órdenes del capitán Dronne integrada en la segunda división blindada del general Leclerc, y formada mayoritariamente por republicanos españoles. Una historia apasionante y olvidada sobre la contribución española en la Segunda Guerra Mundial que ha logrado hacerse con el favor de los lectores y la crítica, al ganar, entre otros, el premio Zona Cómic, el de mejor obra nacional del Salón del Cómic de Barcelona y el Romics del salón del cómic de Roma 2014, y además, se ha editado ya en Italia, Francia y Alemania."

"La mayoría de los hombres que componían La Nueve tenía menos de 20 años cuando en 1936 cogieron las armas por primera vez para defender la República española. Ninguno sabía entonces que los supervivientes ya no las abandonarían hasta ocho años después, y que en la noche del 24 de agosto de 1944 serían los primeros en entrar en París. Los carros de combate llevaban, en el morro, nombres sorprendentes: Madrid, Don Quichotte, Guadalajara, Ebro o Guernica. Los soldados se apellidaban Granell, Campos, Fábregas, Royo, Pujol... Ellos encabezarán el desfile de la victoria del día 26 por los Campos Elíseos. Sin embargo, no lograrán su máxima meta de ver España libre del franquismo."

"Para el escritor Javier Pérez Andújar “Los surcos del azar" va más allá de estar formidablemente dibujado y dotado de una capacidad narrativa apabullante. Paco Roca lo ha transcendido. Ha escrito un libro necesario, y no sólo por lo que tiene de recuperación de nuestra memoria histórica. Eso también lo ha transcendido. Es necesario porque nos ofrece algo en que creer; nos ofrece nuestra parte de la historia que nos arrebataron, que hemos perdido preocupándonos de un día a día alienante. Su libro nos devuelve a nosotros mismos."

"El autor de Paseos con mi madre siente que “cuando echaron a aquella gente de España nos echaron a todos los que íbamos a descender de ellos. Y por eso vivimos todos en un país, en un mundo que no nos gusta. Muchas gracias, Paco, por devolverme al país al que pertenezco."

(Información tomada de la página web de la editorial Astiberri:
http://astiberri.com/products/los-surcos-del-azar)

Contaremos con la presencia de Paco Roca, comentaremos con él su nueva obra y cualquier cosa que nos quiera contar.
Será un placer recibirle entre nosotros.

Imagen Los surcos del azar

Y como siempre: músicas, vídeos, fotografías...