Sábado Negro en Traficantes de Sueños
7 de octubre de 2017 a las 18:30 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20171007


Al encuetro del mes de octubre le pusimos por título:
Creación periodística. Crimen y castigo.

Charlamos sobre el concepto tradicional del crimen como objeto de la sección de sucesos de los medios de comunicación y como en los momentos actuales el crimen ha pasado a la política.

Nuestras invitadas: Cristina Fallarás, periodista y escritora y Lara Carrasco, abogada y escritora.

(Crónica de Carmen Mateos - inicio)

Si a alguno de nosotros se le ocurrió ir un poco adormilado a la sesión del Sábado negro del 7-10-17, seguro que se espabiló al instante. De la mano de Cristina Fallarás, por supuesto.

No supimos qué número de sesión cumplíamos, ni que estábamos "en nuestra librería favorita" Traficantes de sueños, porque todo lo llenó la palabra valiente y apasionada de esta periodista que opta por las verdades. Por supuesto, con un tono más pausado y fondo más optimista ("Rajoy ha ido a declarar") también es para no adormilarse el discruso de Lara Carrasco, presidenta de Corruptil, a la que podemos encontrar en http://www.www.corruptil.com

Cristina vino a hablarnos de periodismo y comenzó por preguntarnos si alguien recordaba la última noticia sobre Siria, o sobre Sudáfrica, o sobre Chile. Noticia, que no suceso, que quede claro. ¿Por qué? porque eso es precisamente lo que ocurre: los sucesos han sustituido a las noticias.
Así, podemos estar muy informados de que un camión ha atropellado a un ciclista y tardar diez años en hablar de lo que Maragall avisó el 24 de febrero de 2005: aquello del 3 por ciento. ¿No era noticia? Recordemos que lo decía el Presidente que fue de la Generalitat entre 2003 y 2006.
Los ejemplos se suceden con una abundancia que aterra, lo mismo pasó con papeles del GAL o con la noticia de que El Carmel fue agredido por una tuneladora. Que quede claro, en 2005 ya sabíamos que el 3 por ciento se lo llevaba Convergència i Unió, pero diez años más tarde supimos, en palabras de Pujol que no deben moverse ciertos árboles porque se pueden caer ciertos nidos.

Ahora la pregunta se ha convertido en otra: ¿Si los periodístas, que sabíamos lo del 3 por ciento, lo hubiéramos contado entonces, hubiera habido tanta corrupción? Para Cristina "nuestro periodismo nos define como sociedad" y la nuestra se vio definida, allá por el año 78 cuando el grupo Prisa decide crear a la izquierda señalando quién es y quién no es de este signo político.
Por otro lado, ¿qué pasa con esa Ley de Amnistía generada para no juzgar, entre otros, a un Martín Villa, o a un Billy el Niño?

El presentador toma las riendas, desposeído de sus apuntes, y "nos presenta" a esta mujer a la que le preguntó con qué música quería comenzar la sesión y que le contestó que con Lolita Flores y "El meu carrer", de Joan Manuel Serrat. Recupera la palabra la periodista para recordarnos que Lolita es hija de catalán y que ha elegido su voz porque le gusta y porque le resulta "casi erótica". ¿En catalán?, sí, porque "Una tierra es su lengua".

"Nuestra construcción mental se basa en la información" y de la desinformación sale que cuando Fallarás pensó que lo de Maragall iba a causar un terremoto, no pasara nada y de la desinformación sale que hablemos de Ana Mato en vez de la pobreza que aumenta.
La construcción periodística hace que salgan impunes tantos culpables en la sombra y que "paguen" solamente "horteras" como Correa o Granados. Y hablando de impunidad, duda la periodista de que se le logre juzgar a la antigua alcaldesa Ana Botella, la que vendió los pisos de protección oficial a fondos buitre. Fondos en los que estaba implicado, supuestamente, su hijo y con cuya venta cruzó una línea "asquerosa", la línea de dejar sin techo a gente que no tiene otra posibilidad.
Aunque hoy día se ha denegado el sumario de este caso por parte del ayuntamiento de Madrid, hay personas que están empeñadas en que los "criminales" dejen de pasar por nuestra historia sin dejar huella y entre estas valiosísimas personas está la otra invitada, Lara Carrasco, junto con otros abogados, muy pocos, entre los que se encuentra José Mariano Benítez de Lugo, que a través de la acusación popular se empeñarán en que salga adelante un Proyecto de Ley contra la corrupción, de envergadura similar a la de la Ley de Violencia de Género.

ADADE es la Asociación de Abogados Demócratas por Europa que, nacida en 1987, ha logrado llevar ante el juez a Mariano Rajoy. Para Lara Carrasco lo que se ha logrado es "una ventana de oportunidad", una Asociación que cuando fue a inscribirla ya intuía que iba a tener mucho trabajo y que va camino de lograr, no ya esa ventana posible, sino una puerta con la que se cierre tanta impunidad, una puerta que cierre tanto padecimiento de víctimas que incluso han llegado al suicidio.
Es triste que sean a veces los abogados los que tengan que hacer el papel de los fiscales, pero así es. Para Cristina, también es triste que nos hayamos acostumbrado a que la prensa mienta, a que haya hecho dejación de sus funciones, funciones que son públicas, cual taxi, de propiedad privada pero que han de funcionar para todos.

En Lara Carrasco late un optimismo que se fundamenta en cómo los periódicos de signo más independiente fuerzan a los otros a sendas más auténticas. Para Lara, "no es que seamos idiotas" tanto número de españoles, es que se gobierna ahora mismo con siete millones y medio de votos y, realmente, no son representativos de toda España.
La responsable es una Ley Electoral que da lugar a ello. A la hora de analizar nuestros males, Lara ve que si no se ponen recursos para la justicia, difícil está el arreglo de la misma; que es necesario el fortalecimiento de los órganos de control y que si se logra que las empresas corruptas no puedan concurrir a concursos públicos en diez años "se da por contenta". Pero su optimismo no es fruto de un ánimo tendente a ello, sino de la tozudez trabajadora que destila esta abogada y novelista que en las próximas jornadas que su Asociación va a celebrar cuenta con invitados como Hervé Falciani y que ofrece soluciones que se remontan a una educación que ha de ser más eficaz y participativa.
El ejemplo que nos cuenta, de Dinamarca, implica en el caso del acoso escolar, no solo al acosado y al acosador, sino a todo el grupo, al grupo que mira para otro lado y con ello colaboraba al sufrimiento del niño agredido. Su pregunta de ¿La sociedad qué hace? nos llega directa y, si no acusadora, sí con la fuerza de despertarnos a comportamientos más lúcidos y responsables.

Este Sábado negro no podemos decir que haya terminado. Nos quedan dos cosas:
- Leer "Una pizca de amor, el ingrediente secreto". Su autora es Lara Carrasco y se propone un "viaje a la esencia" a través de 32 recetas de cocina que cuentan la historia de una familia muy conservadora, la suya.
- Ver en nuestros ordenadores "Las cloacas de interior", que por razones de tiempo no pudimos ver en Traficantes de sueños.

La tarde terminó con la música brindada por Dj Ragnampaisser y que debíamos a Bob Marley y a Peret. Aunque el tono propiciaba el baile, solo tuvimos a una asistente de nuestros Sábados que se animó a hacerlo. Cristina, perdona, pero a lo más que llegamos es a cantar.

El día 4 de noviembre se anuncia nuevo Sábado negro. El tema es la memoria de nuestro pasado, todavía vivo. Recordaremos tres meses del verano de 1936. Un autor, Santos Jiménez, y un libro suyo "Covalverde" estarán con nosotros. Y el presentador, que no nos puede faltar.

(Crónica de Carmen Mateos - final)

Imagen Foto final
Cristina Fallarás, Manolo Rodríguez, Dj Ragnampaisser y Lara Carrasco