Sábado Negro en Traficantes de Sueños
23 de mayo de 2015 a las 18:30 horas

Duque de Alba, 13 - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20150523

(Crónica de Carmen Mateos)

En Traficantes de Sueños, a las 18:30 del 23 de mayo de 2015, comenzamos el penúltimo Sábado negro del curso 2014-2015.
Y comenzamos hablando de "El tiempo" a través de un plano sostenido en el que Anna avanza por un pasillo enmarcado por árboles de cementerio de la Viena del 48. El tiempo va lento y el final no es un final feliz.
Viendo la película entera, lo entendemos, entendemos que Martins, el chico que espera su última oportunidad, ha optado por la entrega al bien común y Anna no puede entender que la amistad sea traicionada y en ese cementerio acabe de ser enterrado Harry Lime, el corrupto estraperlista de penicilina (amigo de la infancia de Martins).

Este final lo salvó el director Carol Reed de El tercer hombre oponiéndose al autor del libro, Graham Greene, que deseaba para su historia un final feliz. No se puede decir que un final venturoso hubiera desgraciado la película (El tercer hombre es mucho), pero sí nos hubiera privado, tal vez, de la maravillosa morosidad del camino de Anna.
Los finales felices se suelen resolver en un instante.


Del motín de Esquilache, que allí se gestó, a la música en vivo y las ofertas de yuca, plátano macho o sushi japonés. Así es el mercado de Antón Martín y así nos lo cuentan Juan y Nacho, dos jóvenes que han estudiado el día a día de este punto de encuentro y nos ofrecen sus escenas cotidianas fotografiadas y unas ideas sobre la economía de mercado.
¿Qué pasaba con este mercado? Que los puestos se habían quedado desfasados, que no había adaptación al nuevo público (por un lado los migrantes de Lavapiés y por otro mucho monoparental, o familias sin hijos, del Barrio de las Letras) y que, como todos los mercados, la competencia con las grandes superficies se hacía dura para los comerciantes que ocupaban sus puestos.
¿Qué pasa ahora y hacia dónde caminan? Todo menos convertirse en circo, como otros (véase San Miguel o San Antón). No, ellos optaron por regalar puestos durante un año a quien quisiera trabajar allí; han elegido apostar por el trato humano, por la tendera que tiene las fotos de sus niños mirando hacia el público, o el niño que intenta llegar, trepando, al mostrador. Saben que al mercado del barrio se va con menos prisas y hay lugar para relacionarse cliente con cliente y cliente con comerciante. Incluso dan lugar a que reaparezcan oficios que se descartaban "porque éramos ricos", como el puesto de "zapatero remendón".
El propio Nacho se reconoce "converso" y se ha hecho cliente asiduo de su mercado de barrio. Así, estos jóvenes de "Provisionart" nos ofrecen un reportaje que invita a secundar la iniciativa de unas gentes que despachan entre orquestas y bailes y salvan una manera de hacer la compra mucho más cálida que la de empujar carrito y sumergirte en un parking.


Seguimos dándole vueltas al tiempo y otra vez en torno al cine. De la mano de un filósofo, Antonio Aguilera Vita, nos llegan las imágenes de dos películas de Zódoros Anguelópulos: El viaje de los comediantes (1975) y La mirada de Ulises (1995).
Pero antes de ver las secuencias de ambas películas, se nos indica que si todas las artes tienen relación con el tiempo, el Séptimo Arte es la representación del tiempo, si bien, el tiempo en el cine es más evanescente.
En el cine clásico el tiempo se desarrollaba aproximándose a lo natural, de una forma realista. A partir de las grandes convulsiones del siglo XX (sobre todo desde la Segunda Guerra Mundial), el tiempo en el cine ya no se construye por montaje.
En la película La mirada de Ulises el tiempo está presentado, no representado y en la secuencia que vemos, el tiempo se vierte en chorros del presente y el pasado juntos. En una sola secuencia, en un escenario propio de la burguesía de Constanza, se felicita la Nochevieja del 45 al tiempo que un padre viene de Mauthausen; la del 48 al tiempo que una deportación inunda de tristeza la noche y Harvey Keitel baila con su madre. Sin salir de la misma secuencia y con el fondo de la confiscación del piano, que roba la alegría del baile, se felicitan el año de 1950 que comienza.
Una fotografía familiar es el recurso que se utiliza para evocar tiempos pasados que culminan con la cámara acercándose al niño que nos transporta a tiempos pretéritos.
El último cineasta moderno, Anguelópulos, ya había roto con el tiempo convencional en 1975 con su película El viaje de los comediantes en la que las capas del pasado y el presente se van simultaneando. Tal vez busca una explicación para la historia de Grecia, que es fruto de un malentendido, fruto de la historia que Occidente le ha impuesto.


Mirtha Cucco García nos habla de Tiempo, vida cotidiana y subjetividad. Psicóloga y profesora de universidad, es autora de un libro de atractivo título, La intervención sobre los malestares de la vida cotidiana y entra en el tema con un ejemplo de esos malestares, la prisa. El problema de los malestares cotidianos es que nos parecen normales, ni nos los cuestionamos.

En el día a día hablamos mucho del tiempo ("no tengo tiempo", "el tiempo vuela", etc.), pero no somos conscientes de que nuestro tiempo lo relacionamos con el concepto de riqueza. ¿Y qué es ser rico? Según Marx "la riqueza es la mayor acumulación de mercancías", Sí, pero citando al presidente de Bolivia, nos dice Mirtha que hay otro concepto de riqueza y es la que explica esa necesidad de acumular porque "Somos seres insatisfechos, incompletos, queremos apropiarnos de lo de fuera; sin jerarquización ética".

La riqueza, nos dice esta profesora, tiene que ver con lo no material, no es riqueza tener la casa llena de elementos innecesarios y tiene que ver con ello en qué empleamos nuestro tiempo. El tiempo gozoso es el que está lleno de creación.

Contra este tiempo gozoso están:
. La distorsión del concepto de riqueza.
. La distorsión de lo colectivo.
. La distorsión del concepto de trabajo.

Cuando el trabajo sigue en los esquemas tradicionales del hombre como proveedor (con un intensivo trabajo fuera de casa) y la mujer se dedica a las tareas de ama de casa (desviviéndose por los hijos en un amor sin límites) estamos reproduciendo unos roles que llevamos en vena, pero somos "miserablemente pobres". Es preciso re-pensar estas cuestiones.

En definitiva, la verdadera dimensión del tiempo que se goza es el de la creatividad con los otros.

Utilizando una buena metáfora, nos dice Mirtha que el problema está en que el ser humano convirtió el palo del tambor en una hazada y en vez de tocar sobre la tierra, se puso a cavar.


Para terminar, el preámbulo de un cuento de Cortázar que nos da las Instrucciones para dar cuerda a un reloj. La voz que nos cuenta el cuento es la de Libertad Martínez, voz ya conocida en los Sábados Negros, pero siempre increíble y transmisora de pura emoción.

Hasta aquí llegó un Sábado más en "nuestra librería favorita", como dice el presentador.

(Fin de la crónica de Carmen Mateos)


Esta nueva sesión de los sábados negros llevará por título:
El tiempo en la vida cotidiana.


Iniciaremos la sesión con unas imágenes de El tercer hombre (1949), una excelente película clásica de Carol Reed.
Nuestra colaboradora Carmen Mateos comentará una escena de la película.

Imagen El tercer hombre
El tercer hombre (1949) - Carol Reed


No es la primera vez que vamos a contar con la presencia de dos buenos colaboradores: Nacho y Juan miembros del colectivo Provisionart. En esta ocasión nos presentarán su trabajo Economía de mercado.

Economía de mercado propone una reflexión sobre el papel del comercio de proximidad en una sociedad globalizada, altamente tecnológica y multicultural, y en un momento económico sensible como el presente.
Mediante un retrato de la cotidianeidad de un mercado de Abastos de Madrid (el céntrico Mercado de Antón Martín) se explora la transformación del mismo para adaptarse a un entorno en constante cambio, así como su papel como cohesionador social de dicho entorno.

(Texto tomado de la web de Provisionart:
http://www.provisionart.com/?project=6)

Imagen Economía de mercado
Economía de mercado - Nacho y Juan -Provisionart-


Y continuaremos con más cine, ahora de la mano de Antonio Aguilera Vita, su intervención llevará por título Zódoros Anguelópulos: historia, militancia e imagen directa del tiempo.
Zódoros Anguelópulos podría considerarse uno de los últimos cineastas que practican aquel cine de autor que podemos llamar, con Gilles Deleuze, "cine de vidente", es decir, aquel cine que compone una imagen directa del tiempo.
Partiendo de un cine militante para terminar en una reflexión desilusionante del fin del siglo XX, en su cine refleja dos formas de presentar el tiempo que ejemplificamos en El viaje de los comediantes (1975) y en La mirada de Ulises (1995), que podrían considerarse las dos obras más significativas de cada una de sus dos etapas.
El juego del tiempo recorre, sin embargo, como un rasgo de estilo personal, toda su obra.

Imagen El viaje de los comediantes
El viaje de los comediantes (1975) - Zódoros Anguelópulos

Imagen La mirada de Ulises
La mirada de Ulises (1995) - Zódoros Anguelópulos


Continuaremos con Mirtha Cucco García. Doctora en Psicología por la UCM. Especialista en Psicología Social. Especialista en Psicología Clínica. Autora de la Metodología de los Procesos Correctores Comunitarios. Directora de la Casa Central del Centro de Desarrollo en Salud Comunitaria “Marie Langer”.

Su intervención llevará por título Tiempo, vida cotidiana y subjetividad.
Es importante pensar nuestro tiempo y nuestros tiempos.
El tiempo no es ni veloz, ni lento, pero el devenir histórico-social genera cambios de ritmo con efectos en la vida cotidiana. Estos a su vez, anudarán nuestra subjetividad y comportamientos, construyéndonos de este o aquel modo.
Hoy somos fruto de la aceleración de la productividad y el consumo, somos cautivos de la rapidez y la negación de los procesos, padecemos malestares que quedan naturalizados, y se exacerba el individualismo, la fragmentación y la pérdida de sentido.
Hemos de interpelarnos sobre cómo recuperar los tiempos de actividades colectivas con sentido.