Sábado Negro en Traficantes de Sueños
28 de junio de 2014 a las 18:30 horas
Embajadores, 35 - Local 6 - Lavapiés - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Imagen Aviso 20140628

(Crónica de Carmen Mateos)

Termina el curso, por las calles los niños ya andan sin mochila y las notas han dado alegrías y disgustos en sus casas y corazones.
A nosotros, en Traficantes de Sueños, también se nos han terminado los Sábados Negros, con muy buena nota para su artífice y con la promesa de un nuevo curso, que comenzará en septiembre.

Y este 28 de junio de 2014 comienza la tarde con una música de altísimo listón: Nina Simone. Nina, al piano, tiene una voz tan potente para el susurro como para el grito. Grito que lo justifican los tiempos, tanto los actuales como aquellos en que levantaron a sus padres de sus asientos, en el concierto de su hija, para que se sentaran dos blancos.

Imagen Nina Simone


Francisco Ferrándiz habla de El pasado bajo tierra, es el libro que ha escrito para recorrer, tanto en lo social como en lo privado, este mundo de exhumaciones, justas y dolorosas, de los crímenes del franquismo.

Su titulación de arqueólogo no se queda ahí, sino que prefiere la antropología contemporánea siempre con una base etnográfica. ¿Qué significa esto? pues que siempre está a pie de calle, a pie de fosa, con estancias prolongadas de campo, viviendo con la gente y grabando testimonios, recabando fotografías y desvelando todo el material que sirva para la memoria.

Sus palabras enriquecen y emocionan. Desde el comienzo nos atrapa con la portada del libro que, como él dice, es en sí misma, otro libro. Vemos en ella a una señora de pelo blanco que se apoya en el quitamiedos de una autovía. María Martín lleva una medalla al cuello y parece que es la que ha puesto esas flores de insinuado color republicano en recuerdo de su madre desaparecida. Alguien ha pintado en letras grandes y negras Fosa común 1936. Se trata de la carretera 501, a la altura de Pedro Bernardo y en la fotografía de esta señora de más de 80 años está la niña que fue represaliada, que vio cómo se llevaban a su madre cuando ella tenía 6 años y que recuerda, y así se lo hace saber al tribunal en el que testificó en el juicio a Garzón, que a su madre se la llevaron porque no tenía las mil pesetas que le pidieron los hombres que fueron por ella y que aquel día mataron a veintisiete hombres y a tres mujeres. Era el 21 de septiembre de 1936.

María Martín López ha escrito muchas cartas preguntando por su madre, a Felipe González, al rey, a Aznar... y cuando en el juicio le enseñan una de ellas y le preguntan si esa es su letra ella contesta, afónica, "ciertamente".
Su afonía la interpreta Francisco Ferrándiz como una metáfora de la distancia abismal que separa la voz de esta mujer de las instituciones y sus protocolos.

Al tiempo que Francisco nos habla, vemos fotografías de Clemente Bernad, que titula Donde habita el recuerdo y así crece la intensidad de nuestra participación, nos lleva al acto político y social que significan estas exhumaciones. Porque, como dice Ferrándiz, España es un país exhumador, sirvan de ejemplo los cadáveres que se llevaron al Valle de los Caídos, sin respeto por sus ideologías republicanas y que fueron enterrados en el lugar más injusto que pudieran desear.

Hay dos posturas a la hora de considerar la exhumación, hay quien es partidario de poner un monolito sobre la fosa y dejarlo así como testimonio y recuerdo intocable y hay quien es partidario de enterrar esos cuerpos. Vemos, en este segundo caso, la fotografía realmente conmovedora de las espaldas de las familias-víctimas cargando con los restos de los suyos camino del cementerio.

Nos preguntamos que dónde están los culpables, los verdugos de estos civiles de la retaguardia, que tal vez no salen de sus casas mientras el entierro laico circula por las calles del pueblo.

Durante todo el proceso, las familias de los desaparecidos han ido aprendiendo un discurso forense en el que ya saben expresarse y, desgraciadamente, han entendido lo que es un cráneo agujereado o saben reconstruir las posturas en las que cayeron, y murieron, sus seres queridos.

Ante la palabra y las fotografías de esta tarde se hace imposible entender el rechazo a la memoria histórica, al recuerdo de algo tan nuestro y tan cercano. Y no solo por el respeto a los que "desaparecieron" y a las familias destrozadas por sus ausencias, sino por la más pura lógica de que el ser humano es recuerdo y su identidad se apoya en la historia de los que llama "los suyos".

Imagen Francisco Ferrándiz
Fotografía: © Luis Gállego


"La novela como viaje" es el atractivo título con el que se presenta Ernesto Mallo, que ya es conocido en estos ámbitos de los Sábados Negros.
Para él, hay un tipo de novela que prefiere sobre todas: la que cuenta una historia. La historia implica la existencia de un viaje, eso es nuestro recorrido vital: un viaje con un final incuestionable, que todos preferimos camuflar.

Este viaje, para Ernesto Mallo lo hacemos como individuos y como especie. Nacimiento, desarrollo y muerte nos implican a todos. Con el fondo visual del viaje de Jasón y los argonautas, Mallo va desgranando pensamientos que hablan de que lo importante es el viaje en sí, más que el final.
En ese viaje están las reparaciones de la propia nave que, curiosamente, al final ya no es la misma, a fuerza de los cambios que ha sufrido y, sin embargo, todos la reconocen como la misma nave.
Buena metáfora sobre el ser humano que es otro y a a la vez se reconoce como el mismo a lo largo de su propia historia.

¿Y que papel juega el arte en todo esto? Pues el papel transformador, el que ayuda a que el ser humano sea el mismo y el diferente a lo largo de su recorrido existencial.
Sabemos que el arte es arte porque hay un antes y un después cuando lo contemplamos.
Cuando el arte es la literatura, hay un momento fundamental si el autor quiere que el lector se embarque en su novela-nave. Es preciso despertar el deseo de que se suban a la nave, hay que seducir, hay que decir "ven conmigo" y para ello se cuenta con un anzuelo fundamental: el primer párrafo.

De ahí que Ernesto Mallo pase a leernos unos comienzos hermosos y convincentes de novelas que han arrastrado a muchos lectores a ese viaje transformador en el que nos hemos embarcado tantas veces: Moby Dick, Orgullo y prejuicio, Cien años de soledad, Lolita, Anna Karénina, El hombre invisible...

Deseamos a Ernesto Mallo que para su nueva novela encuentre, ¿o mejor elabore?, el primer párrafo mágico que nos lleve a seguirle. Iríamos con ese oficial alemán que trata de tomar la lanza de Longinos y nos embarca en la nave de "Lo que Dios manda".

Imagen Ernesto Mallo 2
Fotografía: © Luis Gállego


Para terminar, dos campesinos de Texas y Kansas, junto con un toque de sofisticación francesa, nos encantan con su música.
Guitarras, ukelele, cajón y una voz que gustó mucho fueron los medios para que nos llegara la música de Nurk.

Imagen Nurk
Fotografía: © Luis Gállego


Así nos despedimos de otro curso. Buen verano y hasta el mes de septiembre.


(Fin de la crónica de Carmen Mateos)

Imagen Final
Francisco Ferrándiz, Yannick, Tommy, Erick y Manolo
Fotografía: © Luis Gállego


En el último sábado de la temporada 2013-2014 iniciaremos la sesión con Francisco Ferrándiz, autor del libro El pasado bajo tierra.
En él, Ferrándiz, reflexiona sobre su actividad en los últimos diez años como antropólogo social asistiendo a exhumaciones en fosas comunes de la Guerra Civil y de la postguerra.

Imagen El pasado bajo tierra

"Las exhumaciones de fosas comunes de la Guerra Civil han sido uno de los temas más delicados y controvertidos de la primera década del siglo XXI en España.
Aunque hay precedentes de ciclos exhumadores durante la guerra y el franquismo (exhumaciones de postguerra, traslados masivos al Valle de los Caídos desde 1959), y también desde la transición (fosas republicanas exhumadas por familiares), las exhumaciones contemporáneas se distinguen de las anteriores por dos aspectos fundamentales:
(a) por la presencia en muchas de ellas de equipos técnicos arqueológicos y forenses vinculados a discursos y prácticas globalizadas de los derechos humanos; y
(b) por su emergencia en la sociedad de la información y el conocimiento, factor básico en su difusión y reciclaje en el tejido social y político.
En este contexto, El pasado bajo tierra propone una autopsia social del impacto de la apertura de fosas comunes en la sociedad española contemporánea.
No es por lo tanto un ensayo sobre el pasado, para el que existe una historiografía muy extensa, sino más bien sobre las múltiples repercusiones contemporáneas de estas excavaciones."

(Texto tomado de la web del Centro Ciencias Humanas y Sociales del CSIC http://www.cchs.csic.es/es/node/289200)

Imagen Francisco Ferrándiz
Francisco Ferrándiz
Fotografía: © Clemente Bernad


Ernesto Mallo, escritor argentino, ha estado con nosotros en otras ocasiones. Siempre guardamos un buen recuerdo de sus estupendas novelas y también de sus conversaciones en público.
Aprovechando que pasa por Madrid, camino de La Semana Negra de Gijón, tendremos el placer de contar, una vez más, con Ernesto Mallo.

El tema del que nos hablará en esta ocasión será La Novela como Viaje, que según sus propias palabras: "Se trata de la construcción de la novela remedando el mítico viaje de los argonautas, cuya nave en su periplo va siendo reparada y sus partes cambiadas hasta que ninguna de ellas es la que originalmente partió de Itaca, y sin embargo, reconocemos a la Argos como la misma nave."

Imagen Argo

Totalmente recomendable. Un magnífico final para la temporada de los sábados negros.

Tendremos la trilogía del comisario Lascano, las novelas de Ernesto Mallo publicadas en España: Crimen en el Barrio del Once, El policía descalzo de la Plaza San Martín y Los hombres te han hecho mal.

Imagen Ernesto Mallo
Ernesto Mallo
Fotografía: © Manolo Rodríguez


Terminaremos la sesión y la temporada 2013-2014 con música en vivo.
La banda Nurk estará con nosotros.
Un lujo poder contar con Erick, Yannick y Tommy.

Nurk ha vivido en Texas, Polonia, Corea del Sur, y ahora reside y toca con su banda internacional en Madrid.
"Su estilo es realmente difícil de catalogar: bardo lo-fi ocurrente y soñador se mueve como pez en el agua entre el rock explícitamente sexual y las baladas románticas, íntimas y tristonas de corte popero." (Diario de Cádiz).

Os dejamos una muestra de su música, su canción Dark Eyes:
http://www.youtube.com/watch?v=_NDvU_Yh-DU

Imagen Logo Nurk
Logo Nurk