Sábado Negro en Traficantes de Sueños
26 de octubre de 2013 a las 18:30 horas

Imagen 26 octubre 2013 03

Imagen 26 octubre 2013 02

Imagen 26 octubre 2013 01

(Crónica de Carmen Mateos)

Un sábado más en "nuestra librería preferida" comenzamos la sesión, sin miedo a televisiones futboleras que programan algún que otro partido del siglo sin tenernos en cuenta.

Con sensación de estreno de nueva temporada y de "no nos lo creemos, pero esto ha vuelto", asistimos al nuevo Sábado Negro sin saber que lo vamos a terminar con actuación colectiva que el mismo Giuseppe Verdi admiraría, sobre todo porque cantábamos bajito y dirigidos por una voz autorizada.

Dado que la mayoría de los presentes no tenemos un idioma vasco muy fluido, se nos advirtió de que podíamos oír a Benito Lertxundi interpretando Itsasoari begira imaginando la letra que quisiéramos. Y así oímos y vimos una imágenes que si no sabíamos qué pensamientos encerraban, sí podíamos disfrutar de los sentimientos que transmitían. Un bosque, un pueblo y mucho mar nos llevaban a gozar de una tierra que evocaba plena armonía. Para redondear lo que la música y las imágenes nos habían regalado, también nos fue dada la traducción de la letra. Seguro que cuando nos dieron permiso para imaginar la letra que quisiéramos se sabía que íbamos a imaginar cosas tan bellas como que dónde irían nuestras lágrimas si no tuviéramos mar. Vamos, que Abasolo tradujo lo que todos habíamos pensado sobre el mar y las lágrimas y la noche de siete siglos.

¿Qué decir del corto que vimos a continuación? Pues que hay que seguirle la pista a esta directora, Marina Seresesky, porque La boda es una boda de antología.
Nos hizo vivir los nervios de Mirta Caridad Valdés, que así se llama la madre de la novia, desde que la echan del trabajo (¿la echan o se despide olímpicamente?) hasta que culmina en la boda misma, locutoriamente hablando. Nos apena que le falten dos cuotas para pagar su vestido; pasamos por la peluquería, aunque a Husimi no le dé tiempo a decorarle las uñas; contenemos el aliento cuando puede ser descubierta al hacerse con el vestido del armario con "todo el Corte Inglés" y nos lleva ante la mismísima cabina de locutorio para disfrutar del paso a paso que vive la niña que se casa y se hace fotos en el malecón.
Podemos jugar a imaginarnos que cuando Mirta y sus amigas reciban la foto de la niña en el malecón, vestida de novia, al tiempo de disfrutarla se recordarán a ellas mismas el día que asistieron a la boda.
Porque asistir está claro que asistieron, con distancia y alma allí estuvieron jugándose el trabajo pero más plenas que muchas de nuestras asistencias a algunas de nuestras bodas.

Las siguientes imágenes no son tan festivas, sino que nos llevan nada menos que al cierre de los Astilleros Euskalduna (1984) con los que se iniciaba la reconversión industrial y en cuya lucha murió Pablo González Larrazábal.
Con el testimonio de los incidentes que se produjeron, se da paso a uno de los escritores de este Sábado: José Javier Abasolo.
Su novela, La última batalla, comienza en esta lucha por defender unos astilleros que a decir del PSOE no eran rentables y según sus trabajadores sí lo eran.
La novela es un homenaje a esa lucha, aunque solo habla de ella en sus primeras páginas. El autor, que vivía cerca del "campo de batalla", vio cómo la policía y los trabajadores en un principio se respetaban bastante.
A la ficción de La última batalla lleva cuatro tipos de policías (honrados, franquistas, chapuzas y misteriosos).

La novela se desarrolla en dos épocas: los años ochenta y alrededor de 2010.
Sus personajes pueden ir desde el que evoluciona de sindicalista a integrante de ETA, hasta el ertzaintza con caracteres de habitual de novela negra. Pero no es tan importante la adscripción política de estos personajes como el retrato de la ambición por la ambición en alguno de los protagonistas. La historia es más de ambiciosos y corruptos que de ninguna organización política. Es, ante todo, novela negra, en la que no se puede obviar a ETA porque sería negar el entorno.

Abasolo confiesa que con su novela pretende entretener, pero que si ven más asuntos de fondo, tanto mejor.

Al señalar el presentador que estamos ante un bilbaíno humilde, el autor aprovecha para matizarnos que la humildad bilbaína es la más humilde del mundo.

Imagen José Javier Abasolo
José Javier Abasolo (Fotografía: Luis Morate)

En la siguiente presentación, nos atrevemos a decir que contamos con dos personajes: el de ficción se llama Touré y es un "sin papeles" de Burkina Faso, y el que tenemos ante nosotros se llama Jon Arretxe y presenta su novela 612 euros.

Touré circula por su novela, pero Jon también sugiere, con sus multifacetas, la posibilidad de circular por páginas de ficción.
Vemos al autor, entre ópera y ópera, asomándose a un balcón de la Calle San Francisco de Bilbao, lo vemos escribiendo sobre una tabla de la plancha en un piso que se adivina vacío, pudiendo parecer camello para la policía y policía para los inmigrantes pobres que pueblan su barrio de circunstancias. Aunque intente pasar desapercibido, donde sí se integra es en la ayuda que pueda aportar a los que intentan arreglar el barrio. Un barrio que está lleno de vigilantes cámaras, de un 80 por ciento de africanos, de bastantes policías, de una prostitución que puede recordar, a la baja, los años en que allí se daba la vida nocturna del cabaré.
Es también una zona de gitanos poco distinguidos y, en definitiva, una zona que los bilbaínos tratan de evitar.

Allí vive el personaje de ficción, Touré, que es, en palabras de su creador "un tío práctico". "Práctico" quiere decir que allá donde haya 20 euros solo se pregunta qué hay que hacer.
Arretxe lo sitúa en "612 euros" y en ella vemos que la relación de lo que hay que hacer es larga y a veces se presta a la sonrisa: repartir tarjetas en las que se promete arreglarlo todo, material y espiritualmente, y ser él el que lo arregla, aunque se sabe farsante; ser casi un detective; llegar a prostituirse; ser toro de fuego que anime nuestro folklore; encargarse de buscar cosas perdidas, como una novela de Abasolo o un cacharrito de alto valor erótico.
Touré sobrevive de desgracia en desgracia pero con el norte de integrarse en San Francisco y para ello es vital hacerse del Athletic con chándal e himno en el móvil.
La sonrisa, el humor, son necesarios en la ficción para contrarrestar el drama de la vida misma.

No todo el mundo tiene, ni mucho menos, ese subsidio de 612 euros que da título a la novela.

Imagen Jon Arretxe
Al micro Jon Arretxe (Fotografía: Luis Morate)

El próximo Sábado Negro será el 9 de noviembre de 2013. Se presentará un libro que habla de Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar.
http://www.traficantes.net/libros/antonio-benaiges-el-maestro-que-prometio-el-mar

La despedida, como apuntábamos al principio, fue a lo grande y lo participativo.
En nuestras voces estuvo el Va pensiero de Giuseppe Verdi. Nos empleamos a fondo pero con humildad madrileña, que puestos a competir con la bilbaína debe de ser más humilde porque apenas se nos oía.
Dejamos claro, eso sí, que nuestro canto iba por una cultura sin recortes y que nuestra patria la queremos "bella", que no "perduta".

Imagen Va pensiero
A la dirección del coro Jon Arretxe (Fotografía: Luis Morate)

Hasta el Sábado 9, que somos la alternativa a la procesión de la Almudena.

Imagen 20131026
Jon Arretxe, José Javier Abasolo y Manolo Rodríguez (Fotografía: Luis Morate)

(Fin de la crónica de Carmen Mateos)

Para la segunda sesión de la temporada 2013-2014 hemos contactado con dos escritores vascos: Jon Arretxe y José Javier Abasolo. Estarán con nosotros presentando sus últimos trabajos 612 euros y La última batalla respectivamente, editadas ambas por Erein.

Jon Arretxe - 612 euros

Imagen Jon Arretxe

"612 euros, la renta de garantía de ingresos de la que dependen tantas familias, es el título de la segunda entrega de la saga del detective Touré. Respetado por sus compatriotas, vigilado por la policía y deseado por las mujeres blancas, el desplazado Touré sobrevive realizando trabajos de lo más variopintos. En esta ocasión, tras recibir la visita de un supuesto familiar, se verá envuelto en una serie de absurdas vicisitudes donde, para franquearlas, tendrá que poner a prueba todo su ingenio detectivesco.

El autor y trotamundos, Jon Arretxe, realiza aquí un periplo al interior de ese submundo que engloba a los sin papeles, y que permanece oculto en nuestro universo de blancos, para contarnos la cruda realidad de quiénes son y cómo viven sus moradores.

Una novela escrita con un lenguaje divertido y un ritmo trepidante, donde los golpes de efecto se encadenan uno tras otro atrapando al lector hasta su conclusión."

(Comentario tomado de la web de la editorial Erein)

Imagen 612 euros

José Javier Abasolo - La última batalla

Imagen José Javier Abasolo

"Un antiguo miembro de ETA, que ha pasado casi tres décadas en prisión, es asesinado el mismo día de su liberación. En la acción que acaba con su vida es así mismo herido gravemente un ertzaina que se encontraba cerca del etarra.
Ante la desidia y el desinterés de las autoridades policiales para investigar lo ocurrido, pues consideran que el herido es una "víctima colateral" del atentado sufrido por el etarra excarcelado, algunos de sus compañeros, sin licencia para actuar oficialmente, contactan con Mikel Goikoetxea, más conocido por "Goiko", exertzaina reconvertido en detective privado y amigo íntimo de la víctima, para que averigüe qué hay detrás de ese doble atentado.

La investigación de Goiko, implicado personal y afectivamente en el caso, le hará retrotraerse a la década de los 80 del pasado siglo XX, una época conflictiva en Euskadi, con una brutal reconversión industrial que dejó en la calle a miles de trabajadores, una ETA en plena actividad con atentados casi diarios y, sobre todo, la libre circulación de la droga ante la inoperancia de una policía que tenía otras cosas de las que ocuparse."

(Comentario tomado de la web de la editorial Erein)

Imagen La última batalla


Si deseas que te avisemos de las actividades que llevamos a cabo o sobre las informaciones que podamos emitir indícanos tu dirección de correo a través de info@sabadosnegros.org

También si quieres dejar de recibir nuestros avisos comunícanoslo a la dirección: info@sabadosnegros.org