Sábado Negro en Traficantes de Sueños
24 de noviembre de 2012 a las 18:30 horas

Librería Traficantes de Sueños
Embajadores, 35 - Local 6 - Lavapiés - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net

Con esta sesión terminamos el año 2012 y también los Sábados Negros tal y como los tenemos planteados.
Nos vamos a tomar unos meses sabáticos para evolucionar lo que hacemos y adecuar el formato a un nuevo planteamiento.
Os iremos informando de nuestras reflexiones.

Imagen 24 noviembre 2012


(Crónica de Carmen Mateos)

La sesión número sesenta de Sábados Negros comenzó como siempre, es decir, a las 18:30, en Traficantes de sueños y con programa de lujo.
Al final hablaremos del final, que no fue como siempre.

La tarde arrancó con un nombre: Palestina.

Imagen Reem Kelani

Primero con la música de la cantante Reem Kelani, cuya madre nació en Nazaré, aunque ella haya nacido en Manchester.

Imagen Palestina

Su voz fue el preámbulo para una Película urgente por Palestina de Alberte Pagán en la que vemos cómo las balas hieren las fachadas de las casas y muchos palestinos agredidos hablan a través de su ausencia, de las calles casi desiertas unas veces y otras llenas del grito que clama justicia.
¿Quiénes son los responsables de esta desoladora e indignante realidad?
Sed, ruinas, confiscación... les toca a unos, a los otros les toca ocupar, confiscar y destruir.
¿Objetivo israelí?: Ocupar Palestina

"Metro a metro
vida a vida,
casa a casa,
como un virus".

Cualquier asentamiento israelí es terreno militar y con eso está dicho todo, porque reivindicar el propio suelo palestino supone un peligro de muerte y aunque no se pueda construir un país a costa del exterminio de otro, así son las cosas y así nos lo recuerda este "panfleto por Palestina".

Imagen Perra mentirosa Imagen Hardcore

Con Marta Sanz tenemos poesía y también una metáfora que define lo que para ella es la literatura, una "perra mentirosa" que, a la vez, da título a su libro.
El libro es bifronte y sus caras son: Hardcore y Perra mentirosa.
Los poemas que recita hablan de que no quiere la palabra precisa, sino la que está llena de flecos; sus versos reflexionan sobre la palabra, los dedica a las mujeres o nos hablan de una invitación en Benidorm, en la que el invitador pretende que un baño más una galerna den como resultado un posible abrazo.

Imagen Yo vivía aquí

"La soledad son los demás cuando no piensan en ti"
Un padre le dice a su hijo "Ya no tengo dinero para ser bueno"
"¿Recuerdas la última vez que fuiste generoso?" (Evocando "La ley de la calle")
Son versos sueltos, para sentir y pensar, de lo que nos recita Carlos Zanón de sus libros de poemas.
La recopilación de sus poemas (1989-2012): Yo vivía aquí.

Imagen No llames a casa

La novela que lo trae aquí es No llames a casa es una novela cerrada, redonda en su cabeza, en la que pretende diseccionar la mentira (le gusta Updike), al tiempo que recuerda una película con niños y trineo.
Es un libro con pícaros, más listos que violentos, y una pareja burguesa que en todos los casos no son especialmente felices.
En palabras del autor, "hemos conseguido una sociedad despiadada" en la que somos más mercancías que personas y como objetos nos comportamos: si una amistad se rompe, mejor "comprar" otra que arreglar la que venía existiendo.
Los personajes de su libro no son triunfadores, pero es que tal vez los que no triunfan tienen más posibilidades de generar relatos que los seres exitosos que son mucho más parecidos unos a otros. Su "heroína" Raquel es, en palabras de Marta Sanz, uno de sus personajes más atractivos y está inspirado en la realidad de una mujer que teniéndolo todo no solo no triunfó, sino que su vida fue "una redención perpetua"; indudablemente su fracaso es más inspirador que su hipotético triunfo de mujer bella, rica, famosa y esposa e hija de toreros.
La clave de sus atractivos personajes tal vez la tenemos cuando declara que le gusta la gente y saber por qué hacemos las cosas.
Cuando Manolo le pregunta cómo consigue que la tensión vaya creciendo magistralmente a lo largo de toda la novela, la respuesta es muy sencilla y está en la influencia del cine, en el deseo de darle un ritmo a la historia y en que, a su vez, cada capítulo de unos siete folios puede verse como una historia completa.

Pese a que en la portada podamos ver la catedral de Barcelona no es un libro de la ciudad, no cree en la ciudad como concepto, sino en sus calles y habla un poco de las suyas, en las que nunca pasa nada.

Cuando alguien del público les pregunta a ambos autores por sus proyectos, los de Marta Sanz son ya realidades inmediatas: Vintage, libro de poesía que se publicará en mayo, y Daniela Astor y la caja negra, novela de próxima publicación.

Carlos Zanón nos habla de un libro sobre Jerusalén y otro en el que un personaje que toca fondo decide reencontrarse con su barrio y cuyo título va a ser Chien Andalusia.

Imagen La buena sombra

Joaquín M. Barrero nos dice que su imaginación tal vez tenga una deuda con los muchos cómics que leyó, más la de Julio Verne y la de Dumas que formaron parte también de sus lecturas. Su relato La buena sombra es leído por esa voz, la de Libertad Martínez, que aunque nos leyera en arameo nos atraparía igual. La forma de acercarnos el texto es mérito de Manolo que busca sombras sugerentes y el ritmo exacto que nos haga caminar al lado del protagonista entre sombras, farolas, casi-lluvia, un perro-gato, y un cementerio en el que ve su fecha de muerto y toma conciencia de que ya nunca le volverá "su buena sombra".

Imagen El emigrante

Para terminar, fuimos malos y nos reímos con los apuros del pobre Chaplin que busca incansable una monedita inexistente que llevar a las manos del potente mesonero. Si te pasa lo que te pasa porque te falten diez céntimos ¿cómo puede ser tu paliza y tu bochorno si careces del importe completo?

Claro que para malos-malos el final. No hay derecho al rato que le hicimos pasar a Manolo.
Manolo, lo llevaste muy bien y que sepas que podíamos haber sido peores si enumeramos todas tus virtudes, innumerables, y te expresamos todos los agradecimientos, uno a uno, con los besos y abrazos que, con el corazón te dimos. Mila, inclúyete en esto.

Hasta...

(Fin de la crónica de Carmen Mateos)

Imagen Final
Joaquín M. Barrero, Marta Sanz, Carlos Zanón, Libertad Martínez y Manolo Rodríguez


Marta Sanz nos leyó algunos de sus poemas

Imagen Marta Sanz

Marta Sanz Pastor (Madrid) es bien conocida por nosotros, nos ha visitado más de una vez y siempre hemos quedado encantados con ella y con su obra.

Marta Sanz ha recibido importantes premios, como el Ojo Crítico de Narrativa (2001) o el XI Premio Vargas Llosa de relatos. Fue finalista del Premio Nadal en 2006 y semifinalista del Premio Herralde en 2009.

Aparte de su obra como novelista, también ha escrito cuentos, poesía y ensayos.

Narrativa

El frío. Madrid: Debate, 1995. Reeditada por la editorial Caballo de Troya, 2012.
Lenguas muertas. Madrid: Debate, 1997.
Los mejores tiempos. Madrid: Debate, 2001. Premio Ojo Crítico de Narrativa.
Animales domésticos. Barcelona: Destino, 2003.
Susana y los viejos. Barcelona: Destino, 2006. Finalista del Premio Nadal.
La lección de anatomía. Barcelona: RBA, 2008.
Black, black, black. Barcelona: Anagrama, 2010.
Un buen detective no se casa jamás. Barcelona: Anagrama, 2012.

Poesía

Perra mentirosa / Hardcore. Madrid: Bartleby, 2010.

Editora

Metalingüísticos y sentimentales: antología de la poesía española (1966-2000), 50 poetas hacia el nuevo siglo. Madrid: Biblioteca Nueva, 2007.
Libro de la mujer fatal [antología de textos de distintos autores sobre el tópico de la mujer fatal]. Madrid: 451 Editores, 2009.

Fuente: Texto tomado de la Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Marta_Sanz


Y también contamos con Carlos Zanón con quien comentamos su novela No llames a casa

Imagen Carlos Zanón

Carlos Zanón (Barcelona). Es poeta, novelista, guionista, articulista y crítico literario.
Publicó sus primeros poemas a finales de los ochenta y ha editado hasta la fecha cinco volúmenes elogiados por la crítica especializada entre los cuales destaca Algunas maneras de olvidar a Gengis Khan (2004)

Como novelista, debutó en 2008 con la obra Nadie ama a un hombre bueno a la que siguió un año después Tarde, mal y nunca.

Fuente: Solapa de la novela No llames a casa

No llames a casa. Barcelona. 2012. Bruno, Raquel y el hermanastro de esta, Cristian, parecen haber dado con el negocio que les sacará de la miseria, de dormir en parques y cajeros automáticos. Bruno controla el negocio. Su novia, Raquel, ex toxicómana, lleva la contabilidad, y Cristian, el trabajo de campo. Es un negocio tan limpio y sencillo que es increíble que no se le haya ocurrido a nadie antes. Se apostan alrededor de las casas de citas donde las parejas acuden de día y de noche.

Al salir, las siguen, apuntan las matrículas de los coches, consiguen saber quién es el titular del vehículo y después llaman y ponen precio a su silencio. Los chantajes no siempre salen bien, pero el negocio da dinero rápido y fácil.

Merche y Max son amantes. Hubo un tiempo en que estuvieron casados. Una tarde ambos acuden a un local de alquiler de habitaciones. Cristian sigue a Max hasta el coche y anota su matrícula. El juego ha empezado.

Fuente: Texto tomado de la página web de la editorial RBA:
http://www.sellorba.com/no-llames-a-casa_carlos-zanon_libro-OAFI611-es.html