Sábado Negro
14 de abril de 2012 a las 18:30 horas

Librería Traficantes de Sueños
Embajadores, 35 - Local 6 - Lavapiés - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net


Imagen 14 abril 2012


(Crónica de Carmen Mateos)

En la librería Traficantes de sueños, a las 18:30 horas, comenzamos la sesión 49 de los Sábados negros.

Imagen del programa

Como el día es el 14 de abril de 2012, qué mejor que recordar los 81 años de la proclamación de la II República española.
Y la forma de recordarla fue abriendo la tarde con imágenes de las Misiones Pedagógicas. Estos misioneros laicos que querían cultura para los españoles de entonces se lanzaron a ello con pasión, aunque los vieran "raros", de otra galaxia, si bien, no titiriteros.
Si las ciudades estaban en el siglo XX, el mundo rural se había quedado en la Edad Media y ayudar a que saliera de ahí era lo que estos reprublicanos pretendían. Para llegar a esa España rural, eso sí, era preciso hacer equilibrios sobre el barro o cruzar ríos en autobuses vacilantes.
"Cuando seas padre comerás un huevo", nos recuerda un republicano de entonces, que nos aclara que los huevos fritos se partían para satisfacer dos bocas. Así pues, podía comerse medio huevo frito, pero acompañado de un poco de cultura laica que lo hacía más sabroso.
El himno de Riego cierra este paréntesis inicial en homenaje a aquel 14 de abrill de 1931.

Imagen de Prótesis

Continuamos el Sábado hablando de una revista conocida: Prótesis. La presenta su editor, David G. Panadero, y celebramos el décimo aniversario de su aparición.
Se trata de que conozcamos el recién publicado número 7 que ve la luz en esta primavera de 2012.
David resume en qué han consistido estos diez años de Prótesis. El número 1, de 2002, debe su nombre a la novela del mismo título de Andreu Martín. Fue este autor el que hizo descubrir a Panadero la literatura negra.

Los cuatro primeros números de Prótesis se dedicaron a la narrativa tardofranquista. Lo que en aquella primera época editó David Panadero se organizó así:
- Primer número: dedicado a Andreu Martín.
- Segundo número: supuso un homenaje a Juan Madrid.
- Tercer número: se dedica a Fernando Marías y también al cineasta Agustí Villaronga.
- Cuarto número: el homenajeado es Fernández Ledesma.

Con la segunda época las ambiciones crecen, se incorpora el cómic en el contenido y en la portada del número 5, dedicada a James Bond, vemos que se ha hecho una recopilación del héroe 007.
El número 6 entra a analizar los escritores policías o policías que escriben y se contempla la evolución del colectivo policial.

¿Pero qué hace atractivo este número 7 que hoy se presenta? Lógicamente, un sumario muy completo:
- Se recuerda a un autor un poco olvidado como fue Francisco García Pavón. La hija de García Pavón, por ejemplo, habla de su silencioso padre.
- Se habla de quién es quién en la novela negra española actual. Se toman unos 200 autores de ellos se seleccionan 24.
- Al mismo tiempo, se aportan también 30 títulos emblemáticos de películas negras (El clavo, Celda 211, A tiro limpio, El extraño viaje).
- Hay entrevistas, serias o divertidas, dependiendo del entrevistado.
- Y en el caso de Olloqui, el músico mostoleño, hasta nos podemos plantear cuál es la responsabilidad de Alaska en la historia del crimen.
- Escribe Luis Gállego, nuestro habitual compañero de los Sábados negros, sobre la Malasaña de Juan Madrid.
- No faltan tampoco algunos relatos de autores de calidad como son Roberto Malo, Amir Valle, Carlos Salem o Carlos Pérez Merinero, con el que cierra su presentación David G. Panadero, leyéndonos unas líneas de este autor de su relato Tu cara me suena.

Imagen de David G. Panadero

En suma, un nuevo número de Prótesis que nos hará todavía más cultos en nuestra vasta cultura negra.

Antes de recibir a la novelista invitada se recuerda el XIV festival flamenco que tendrá lugar los días 24, 25 y 26 de abril en el Colegio Mayor Universitario "Isabel de España". Este festival culminará con la entrega del premio "Tío Luis, El de la Juliana, 2012" al cantaor Miguel El Funi.

Por otra parte, se recuerda que seguimos fieles a lo público, a lo que creemos de todos: agua, sanidad, escuela... solo hay que mirar al frente de la mesa y leer los mensajes que aparecen, ya sea escritos en papel o en el algodón de las camisetas.

"Chévere, chévere, chévere" Así suena una rumba catalana que recibe a la escritora Rosa Ribas. La cronista no sabe qué significa "chévere", pero sí entiende que de crisis y de capitalismo es de lo que habla la rumba. El Flo6x8 un grupo flamenco irrumpe en una sucursal bancaria de Barcelona para dejar muy clarito y muy "bailao" que esto no es crisis, sino que se llama capitalismo.

Gracias a la colaboración de Alicia Platas hemos podido contar con la presencia de Rosa Ribas.

Imagen de Alicia Platas

Y es Alicia Platas quien presenta a Rosa Ribas:
Nacida en Prat de Llobregat y licenciada en Filología hispánica, en 1991 se va primero a Berlín y luego a Francfort, ciudad en la que vive actualmente.
Desde hace unos años se dedica a escribir: a mano, en español y en cafeterías.
Su primera novela es histórica y habla de un pintor flamenco, El pintor de Flandes, que viene a la España del siglo XVII.
La novela que nos presenta hoy es la primera de una trilogía:
- Entre dos aguas
- Con anuncio
- Caída libre

Entre dos aguas comienza con tres elementos: Francfort, un cadáver y una investigadora. De la ciudad, del muerto y de la comisaria se puede decir algo más sin desvelar la trama de la novela.
Francfort tiene dos tercios de alemanes y un tercio de personas de fuera. Los de fuera pueden ser gallegos, italianos, turcos o las coreanas suficientes como para formar un "coro de enfermeras coreanas", que también lo hay.
El cadáver es el de un gallego, pelín maño en tozudez, que se empeña en que su cuerpo no se pierda río abajo. Atascado y recuperado por los bomberos deja ver que su muerte no ha sido precisamente una muerte natural.
La comisaria se llama Cornelia Weber-Tejedor. Es alegre, come donuts y, como todo el mundo, reparte sus problemas entre los profesionales y los personales. También tiene que lidiar con el asunto de la identidad. Su cultura social (alemana) pelea con su cultura casera (española) y la madre, gallega, le complicará la vida al entrar en el caso del paisano muerto.

Posiblemente todo hubiera discurrido por el camino de la literatura, pero se nos coló la vida a raudales en esta tarde de Sábado negro. ¿Cómo? con algo tan candente como es el vivir entre dos aguas, nacer aquí y vivir allí o nacer allí y vivir acá. Esto supone que la vida en otro idioma es un cambio total de vida y, de momento, te convierte en mudo.

Tal vez Rosa Ribas ha sido la escritora que más dinamismo ha llevado a Traficantes de Sueños. Las preguntas se multiplicaban y todos queríamos saber de nuestros españoles de los 60 en Alemania y de los chicos Erasmus de los 2000 y de cómo es esa vida escindida entre dos aguas ¿más rica o más paralizada por la nostalgia?

Las respuestas de Rosa Ribas nos aclararon muchas cosas y nos subrayaron otras que ya sabíamos pero que es bueno recordar. Nos dijo la autora:
- Que son muchos los españoles de los 60 que viven seis meses en cada uno de sus dos países.
- Que al entrevistar a españoles, italianos y turcos se notan diferencias sustanciales. Para los primeros es un orgullo, y un sueño cumplido, que sus hijos sean más que ellos y que hayan ido a la universidad. Para los italianos lo fundamental es que los hijos no abandonen el núcleo familiar y ello supone que se integren en los negocios de los mayores (gastronomía, heladerías...). La integración turca es más difícil, su escaso dominio del alemán hace que el acceso a la educación sea casi imposible.
- Que los españoles se agrupan en el Centro Cultural Gallego, pero lo hacen en torno a la comida y a la muñeira. Es curioso ver a los nietos de los primero españoles en Alemania bailando la muñeira al tiempo que preguntan, en alemán, como es el próximo giro.
- Que la xenofobia es un problema universal, que existe en Francfort, con un 30% de población de fuera y existe en España con lo que supone de desmemoria histórica. Un país que salió a buscarse la vida por el mundo es inmisericorde con lo que llegan aquí con la misma intención. Este panorama produce en la autora un inevitable pesimismo cultural.

Para terminar, volvimos a la literatura, a su forma de escribir y a sus dos idiomas. No nos quiere decir lo que hay de Rosa Ribas en su comisaria Cornelia, pero a posteriori cree que hay más de lo que pensaba. Escribe "currando bastante", primero en un café y luego en otro, planificando mucho (es de mapa) y, ya hemos dicho, que escribe a mano.

La relación con los lectores se diferencia según sean alemanes o españoles. Un lector español le dice que la novela le ha gustado mucho y al final, con tacto, puede poner alguna pega. Un lector alemán dice "Señora Ribas, he encontrado un error en su novela" y directamente lo explica, para al final decir que la novela, pese a eso, le ha gustado.

Ya ha escrito un relato en alemán, pero siente que el alemán no le da la riqueza que le da el español. También reconoce que con el alemán puede formar conceptos de una precisión extraordinaria. Respecto a las traducciones de sus libros al alemán dice que las tiene que hacer un nativo.

Entre sus proyectos está el de terminar en mayo una novela "a cuatro manos" y en dos idiomas.
Está también el de una novela por entregas Miss Fifty protagonizada por una heroína de 54 años que trabaja en Hacienda en Barcelona y por una sesión de radioterapia se hace invisible. Se trata de una novela gráfica que aparecerá en la página "Sigue leyendo" y que constará de unos veinte episodios.
Tiene también una novela casi terminada y después abordará la cuarta de Cornelia.

Imagen de R Ribas

La despedida es con la lectura de un fragmento de Entre dos aguas. En el capítulo Llamadas nocturnas hay un diálogo de Cornelia y su madre Celsa Tejedor que retrata bastante bien a la madre de la comisaria.

El blog de Rosa: http://rosa-ribas.blogspot.com.es/
y también: http://momentos-de-panico.blogspot.de/

Imagen de Rosa Ribas, Manolo Rodríguez y Alicia Platas
Rosa Ribas, Manolo Rodríguez y Alicia Platas

Tras el anuncio de la fecha del próximo Sábado negro, que será el 26 de mayo, disfrutamos con una despedida de Charles Chaplin Luces de la ciudad que es toda una secuencia sobre comportamientos humanos y además hace reír.

(Fin de la crónica de Carmen Mateos)


Imagen El revista Prótesis

Prótesis - publicación consagrada al crimen - 10º Aniversario

David G. Panadero se ha atrevido, una vez más, a sacar a la calle un nuevo número de su revista Prótesis.
Se trata del número 7 publicado en la primavera de 2012.
Hace tiempo que David no nos visitaba y aprovechamos la distribución de este número para comentar con él el interesante contenido, la valentía de editar en los tiempos que corren una revista en papel y lo que se le ocurra.
Siempre nos sorprende, lo que le agradecemos.


Imagen Rosa Ribas Imagen Entre dos aguas

Estuvo con nosotros Rosa Ribas, con ella comentamos su novela Entre dos aguas.

Mientras la ciudad de Frankfurt se prepara para hacer frente a una riada, aparece debajo de uno de los puentes del río Meno el cadáver de un hombre. No se ha ahogado, ha sido asesinado.
El caso es encomendado a la comisaria Cornelia Weber-Tejedor, hija de padre alemán y madre gallega, a quien la investigación de ese asesinato va a enfrentar a problemas que van mucho más allá del trabajo policial.

No será sólo que su colaborador más próximo, el subcomisario Reiner Fischer, la deje esta vez a menudo en la estacada con sus frecuentes e inexplicables ausencias.
Será también porque cuando se descubra la identidad del muerto, toda la comunidad española de la ciudad, con la propia madre de la comisaria a la cabeza, volverá sus ojos hacia ella “porque tú eres uno de los nuestros”, a pesar de que la comisaria tenga sus dudas al respecto.

Entre dos aguas es una novela policíaca, con todos los elementos propios del género. Es también el retrato de la sociedad multicultural, con sus luces y sombras. Es un retrato desde la actualidad de la emigración española en Alemania, presentado a través de pequeñas historias, breves flashes del pasado que acompañan la primera aparición de algunos de los personajes y que, leídos en conjunto, son un relato paralelo de momentos clave de la historia común de muchos emigrantes.

Se suele preguntar a los autores de dónde sacan los temas. No sé dónde los buscan otros escritores, yo tengo la sensación de que son los temas los que me buscan a mí.
La idea que fue el germen, minúsculo, de esta novela se me ocurrió en el autobús. Recuerdo incluso el lugar exacto por dónde pasábamos en aquel momento. Fue primero una imagen, la de un cuerpo flotando en el río enganchado por un pie a uno de los pilares del puente. Al momento la imagen se verbalizó con las palabras que comienza la novela. “El Meno cruzaba furioso por Francfort. La corriente, siempre tan mansa al pasar por delante de la ciudad, saltaba embravecida arrastrando ramas y troncos, arbolitos enteros desgajados por las crecidas de un deshielo fulminante después del crudo invierno. Nada parecía poder oponerse al correr encolerizado del río. Sólo un gallego.”.

Fuente: Texto tomado de la página web de la autora:
http://www.rosa-ribas.com/entredosaguas.htm