Sábado Negro
28 de enero de 2012 a las 18:30 horas

Librería Traficantes de Sueños
Embajadores, 35 - Local 6 - Lavapiés - 28012 Madrid
Teléfono: 915 320 928
http://www.traficantes.net


Imagen Aviso 28 01 2012
Las imágenes de fondo están tomadas de la película
La noche del cazador (1955) de Charles Laughton


(Crónica de Carmen Mateos)

Sábado 28 de enero de 2012. En una librería de Lavapiés, Traficantes de Sueños, se habla de muchas cosas y no solo negras.
Es la sesión número 44 de sus habituales Sábados, que sí se llaman "negros". A las 18'30, con lleno absoluto y con un blues de Skip James (que dice que hay dificultades que siempre te persiguen), comienza la sesión.

Kum Nemoto lleva muchos años en España, aunque él piense lo contrario, habla un español estupendo que nos permite entender todo lo que quiere contarnos y lo que nos cuenta nos interesa, nos emociona y, nos preocupa no solo por su tierra, sino porque la amenaza es para la Tierra de todos, la que se escribe con mayúsculas.

Imagen Kum Nemoto
Foto de Luis Morate

Kum nació en Iwaki provincia de Fukusima y de pequeño, cuando pasaba cerca de la central nuclear solo la veía como un motor de la economía de su país.
Ahora ve las cosas de distinta manera y evoca el 11 de marzo de 2011 como el comienzo de la tragedia y también del cambio de su punto de vista.

De ese día, el día de la tragedia, recuerda dos horas: las 7 de la mañana, hora en la que habla con su madre, que le dice que su familia está entre los desplazados y las 22 en que puede hablar de nuevo con ella para escuchar que ya están en otro lugar.

A partir de ahí, preocupación y miedo. No es para menos cuando se nos muestran en pantalla los medidores de las radiaciones y vemos que marcan 14'00 mSv dentro de casa y 58'70 mSv en el campo, sobre lo que sería la medida normal, que es de 0'01 mSv.

Aparte de los muertos, la gente que se ha quedado en el paro y los desplazados apenas hay algo sobre lo que no haya caído la contaminación: el arroz, la pesca, los árboles... hasta la casa de un niño al que en el colegio se le ha detectado un grado excesivo de radiación y se comprueba que es porque su casa construida recientemente tiene los cimientos con hormigón que contiene piedras de una cantera cercana a la Central.

Nos basta con el acercamiento de una sola familia, la de Kum, para ver y sentir mucho más que con todas las cifras que nos llegaron en su momento.
Kum nos acerca a sus sobrinos (de 7, 8 y 10 años) y nos dice que llevan unos medidores de radiación cuyos resultados no sabrán hasta el día 6 de febrero, nos dice también que se han quedado sin recreo, porque el mayor tiempo del colegio han de pasarlo dentro de la clase, nos dice también que la fábrica en la que trabajaba su hermano ha desaparecido, literalmente desaparecido, y nos muestra la fotografía, que es un puro solar. También vemos a su hermana recogiendo cosas de la que ha sido su casa hasta que la Central "la echó" de ella.

El razonamiento de Kum es el siguiente: ahora en Japón solo funcionan 6 centrales nucleares (pero hay 54 construidas) y Japón sigue funcionando, si Japón sigue funcionando ¿por qué nos dijeron que eran tan necesarias todas las que había? ¿no será mejor cerrarle la puerta de una vez a la energía nuclear? Kum, con tantos años viviendo en España, nos traslada también estas preguntas a sus casi-paisanos.

Ahora hay que pedir, hay que pedir medicina gratuita para los niños, hay que pedir trabajo para los que se han quedado sin él, y, a ser posible, hay que pedir la recuperación de un campo de fútbol... de esto ya le ha llegado la petición al BarÇa y a Unicef. De eso se ha encargado Kum.

Imposible no emocionarse, y emocionarnos, al final de su relato, si el broche final lo pone el canto de una voz femenina, Hitomi Sugiura, que nos acerca algo así como Mi pueblo añorado. Todos quisiéramos volver a la fábrica en vez del solar y a ver la casa de una hermana disfrutada y habitada por la familia, como siempre había sido, antes de ese 11 de marzo de 2011.

Imagen Hitomi Sugiura
Foto de Luis Morate

¿Cómo veremos en 2033 la crisis que "hubo" allá por la década de 2010? Ana Méndez de Andrés nos presenta el libro La Carta de los Comunes. Se trata de una obra de ciencia-ficción política, cuya portada evoca La carta del bosque, los tiempos en que había un derecho de acceso a los bosques.
Lo que reivindican sus autores, como observadores militantes, es que aquello que es de todos, hemos de gestionarlo todos, como por ejemplo la salud y la cultura.
A través de Madrilonia.org se expresa un descontento y se pone de manifiesto que hay un tipo de intereses que no son comunes y que se nos están imponiendo a todos.

Imagen Ana Méndez de Andrés
Foto de Luis Morate

Yanet Acosta nos habla de su novela El chef ha muerto (negra, urbana y canalla) Publicada en 2011 por Amargord.

Aparece en ella un detective muy particular, Ven Cabreira, al que no le gusta la cocina, pero tiene que dedicarse a ella y con el inconveniente de que no tiene sentido del gusto y le da lo mismo estar abonado a la fabada de lata.

Imagen Yanet Acosta 02
Foto de Luis Morate

Cuando la conversación deriva hacia la cocina, en general, la autora muestra su cara ecléctica y nos hace ver cómo no hay que "ir a muerte" en nada, sino que hay que hacer compatible casi todo. Así, niega que haya un enfrentamiento, salvo el periodístico, entre cocina sofisticada y cocina tradicional, ambas pueden alternarse y hacerse compatibles según en qué casos. A veces la cocina sofisticada puede parecer una frivolidad y, también a veces, la cocina tradicional puede parecer un despilfarro.
Lo que las hará avanzar es ver lo bueno y lo malo de cada una.

En todo caso, el mundo de la gastronomía que ella tan bien conoce, es un mundo como todos: competitivo, lleno de buena gente... el mismo que puede encontrarse en el de la literatura o en cualquier otro mundo.

Es, por supuesto, un mundo fascinante y muy presente en la novela negra porque, como ella dice, hay cocina en la novela negra porque se trata de una novela que se sitúa muy en la sociedad del día a día y en el día a día se come. Y se bebe. También se bebe y a ella le fascinan los "cocteleros" que saben adivinarte, que saben que deseas "alegría" o necesitas "refugiarte dentro de ti" o precisas que ese cóctel "te suelte la imaginación".

Madrid aparece mucho en su novela porque, aunque canaria, se siente madrileña, y del centro, de Caballero de Gracia y Desengaño. De ahí, que resulte tan atractiva la lectura de unos párrafos de su novela en los que no solo aparece la calle Carretas, sino sus "compro oro", sus cines, sus Almacenes Arias y... una despedida de Lupe.
Cabreira y tal vez Madrid pueden tener un largo recorrido en futuros libros.

En la novela hay también una sátira de la alta cocina, una cocina que se plantea crear sensaciones, con el peligro de que la línea entre lo exquisito y lo asqueroso es demasiado fina. Por ello, cuando hablamos de restaurantes hay que pensar que son sitios para vivir una experiencia (para comer-comer, comes en casa) y esa experiencia puede ser una seducción, un reencuentro o quién sabe si asfixiarte con un pulpo vivo y coreano, al que tienes que ir matando al tiempo que lo "saboreas".

Y hablando de restaurantes, si algo hay que agradecer a la vanguardia gastronómica es que ha contribuido a quitar "caspa" estética. Se ha puesto mucho más fácil ir a comer con el atuendo que quieras y sin el requisito de la corbata. Otra cosa también de agradecer es que los grandes creadores hayan puesto sus ojos en Japón y con ello respeten mucho más el producto, prescindiendo de muchas salsas que borraban el verdadero sabor.

Imagen Yanet Acosta 01
Foto de Luis Morate

Por último y tras un repaso a los mercados madrileños convertidos en restaurantes (San Miguel, San Antón, Mostenses), la autora se enfrentó a una pregunta sobre el ajo en la que se le pidió que no contestara con un "depende". No pudo ser. El ajo, que confesó que le encantaba, también "depende": es inevitable en un alioli, pero es evitable comerlo en ayunas y a bocados con la excusa de que es bueno para la tensión.

Imagen Camilo y Leandro Bosso
Foto de Luis Morate

La despedida contribuyó al buen sabor de boca que nos dejaba este Sábado negro. Nada menos que jazz, en vivo y en directo, interpretando libremente a autores clásicos. El placer se le debe a dos hermanos, Camilo y Leandro Bosso, con su contrabajo y su guitarra. Los aplausos hablaron por sí solos.

Gracias una vez más, Manolo.

Imagen Final
(de izquierda a derecha:
Leandro Bosso, Hitomi Sugiura, Kum Nemoto, Camilo Bosso, Yanet Acosta y Manolo Rodríguez)
Foto de Luis Morate

(Fin de la crónica de Carmen Mateos)


Imagen Skip James Imagen Devil Got My Woman

Nehemiah Curtis Skip James

Escuchamos, como música de sala, unos temas de blues interpretados por Skip James.

Skip James (1902-1969) fue un importante cantante de blues estadounidense, guitarrista, pianista y compositor.
Nació en Bentonia, Mississippi, donde comenzó a tocar la guitarra teniendo como maestro a otro bluesman de su zona, Henry Stuckey.
Sus primeras grabaciones fueron realizadas para la Paramount Record en 1931 pero esas grabaciones tuvieron una pobre difusión debido a la Gran Depresión que se vivía en Estados Unidos y James y su música quedaron olvidados.

Después de una larga ausencia, James fue redescubierto en 1964. A partir de ese momento James aparece en varios festivales de folk y blues a lo largo de su país y graba varios álbumes con diferentes discográficas.

Fuente: Wikipedia

Skip James en Youtube
Varias interpretaciones de Skip James pueden escucharse en Youtube, entre ellas hemos seleccionado:
http://www.youtube.com/watch?v=orDprwmKmac
El tema lleva por título Hard Time Killin' Floor Blues.


Imagen Fukushima

Estuvieron con nosotros Kum Nemoto e Hitomi Sugiura.
Kum trabaja en Madrid desde hace años.
Nació en Iwaki (provincia de Fukushima).

El 11 de marzo de 2011 se produjo la catástrofe de Fukushima, una central nuclear que sufrió la consecuencias del terremoto y posterior tsunami.
Después de 10 meses de aquel día y cuando todo parece que se va olvidando, pedimos a Kum que nos hablara de la situación actual de su pueblo, de su familia.

Kum mantiene un estremecedor blog donde va incorporando noticias y sus sentimientos sobre la dramática situación que viven sus paisanos y familiares.
El blog lleva como encabezamiento:
Fukushima 2011 - Noticias y pensamientos de quienes sufren y han sufrido esta pesadilla en mi pueblo: Fukushima,
y su dirección es: http://fukushima-2011.blogspot.com/

Quiero reproducir aquí la entrada realizada por Kum el viernes 18 de noviembre de 2011 y que lleva por título:
Un aparato nuevo para mis sobrinos:

Imagen Medidor

Este es un aparato que tienen que llevar los niños de Fukushima para controlar la radiación de cada día.
Indica el periodo desde el 07 de Noviembre hasta 06 de Febrero en el que les van a medir la radiación acumulada en sus cuerpos.
Por una parte es una medida preventiva, pero por otra da la sensación de que están experimentando con ellos.
No sé qué pensar...
Dicen que van a controlar la salud de los niños casi durante toda su vida.
¿Lo tendrán que agradecer?
Yo creo que no. Algo esta funcionando al revés.
Estos cuatro días estoy de vacaciones. Me ha dado tiempo de pensar, pensar y pensar como debo ayudar a toda esta gente.
Quiero hacer lo que pueda por ellos.


Imagen La Carta de los Comunes

Presentamos el librito La Carta de los Comunes. Para el cuidado y disfrute de lo que de todos es. Cuyo texto quiere reflexionar sobre las normas que nos pueden permitir salvaguardar lo que es fundamental para la vida: los campos, la salud, el conocimiento...

Hay cosas que no son ni públicas ni privadas pero que a todos interesan.
Hay formas de gestión que no son ni del Estado ni del mercado.
Hay vidas que son mejores cuando son comunes.
Esto es La Carta de los Comunes.
Firmada a uno de enero de 2023 por más de un millón de madrileños y madrileñas.

madrilonia.org

El texto ha sido elaborado por http://madrilonia.org un blog de información pensado para animar la protesta y la indignación y acabar con el expolio y la resignación.

La presentación corrió a cargo de Ana Méndez de Andrés del Observatorio Metropolitano.


Imagen de Yanet Acosta Imagen de El Chef ha muerto

En la primera sesión del año, estuvo con nosotros Yanet Acosta, escritora y periodista. Presentamos su novela El Chef ha muerto.

El chef más famoso del planeta es un cocinero español. Y ha muerto en una isla de Corea, atragantado con un pulpo vivo. La noticia acapara portadas en todo el mundo, se especula con los nombres de sus posibles sucesores y las circunstancias de su muerte generan dudas: ¿Accidente laboral, suicidio, asesinato? De estas preguntas depende el pago de una póliza de seguros digna de una mega-estrella de fútbol. Y para responderlas la aseguradora contrata a Ven Cabreira, un ex-agente del CESID que odia las florituras culinarias, entre otros motivos, por haber pasado años de su vida repartiendo perritos calientes cuando operaba como enlace español en la CIA. Cabreira es un viudo otoñal que regresa de todas las derrotas y ha perdido el sentido del gusto hace años. Se alimenta exclusivamente de fabada en lata que comparte con su gato Ken, y su única pasión es el cuidado de la colección de Barbies de su difunta esposa. Intentará esclarecer el caso con la ayuda de la inquietante periodista gastronómica Lucy Belda y sus pesquisas lo llevarán a frecuentar las mesas más selectas, y a conocer los intereses, pasiones y rincones oscuros del mundillo de la alta cocina internacional.

Fuente: Parte del Prólogo de El Chef ha muerto escrito por Carlos Salem, coordinador de la colección Negra, Urbana y Canalla (de la editorial Amargord) en la que se ha editado la novela de Yanet Acosta.

Os recomendamos daros una vuelta por el blog de Yanet Acosta, merece la pena: http://elchefhamuerto.wordpress.com/


Imagen Camilo Bosso Imagen Leandro Bosso
Foto de Manu Ramos

Terminamos con jazz en vivo a cargo de Camilo Bosso (contrabajo) y Leandro Bosso (guitarra).