Imagen Aviso 24 09 2011
La imagen de fondo está tomada de la película El tercer hombre (1949) de Carol Reed.


Nueva temporada
(Crónica de Carmen Mateos - I)

Con la sesión número 39 comenzamos el curso 2011-2012 de Sábados Negros. En nuestra librería favorita, Traficantes de Sueños, a las 18:30, allí estábamos, ávidos tras dos meses de vacaciones, dispuestos a disfrutar la nueva jornada.

La primera novedad es el paso de novela negra a todo tipo de novela (incluida la negra), basta que sea buena para que pueda tener un sitio en nuestros Sábados; tanto en la recomendación de lectura como en la presentación de un nuevo hallazgo.

La sesión comenzó, como siempre, con música. En esta caso con la de Kurt Hohenberger (1908-1979). Una música de finales de los 30 que no era del agrado de los nazis, ya en el poder. De hecho, el cartel que apareció en pantalla indicaba "Música degenerada", aludiendo a que no era la música que Alemania necesitaba. Puede hablarse casi de clandestinidad y de que sus seguidores eran perseguidos. Al tiempo que sonaba una melodía del año 39 veíamos imágenes del Berlín de los años 30.


Imagen Kurt Hohenberger

Kurt Hohenberger
Escuchamos, como música de sala, unos temas de la Orquesta de Kurt Hohengerger, una de las más importantes bandas alemanas de jazz de los años 30 y 40 del siglo pasado.
Kurt Hohenberger (1908-79) fue uno de los mejores músicos alemanes de swing.
Estuvo activo hasta los años 60.

Imagen Entartete Musik

El Swing en la Alemania nazi
En los años posteriores a la toma del poder por los nazis en 1933, comenzó un éxodo y persecución de los músicos judíos en Alemania al tiempo que se producía una campaña de propaganda contra la "música negra" en la radio.
El swinging, con toda la libertad del jazz, contraindicaba el ideal nazi de una sociedad sincronizada orientada al orden.
Los músicos de jazz fueron objeto de acoso y persecución.
Llegaron a calificar a este tipo de música como Entartete Music (música degenerada).

Imagen Swing-Heinis

Swing-Heinis
Jóvenes que buscaban una distancia de las organizaciones nacionalsocialistas como las Juventudes Hitlerianas formaron grupos que mostraban su diferencia vistiéndose siguiendo la moda estadounidense y adhiriéndose a la causa del jazz.
Aquellos auto-llamados Swing-Heinis fueron perseguidos por la Gestapo.
Las orquestas tocaban jazz ilegalmente en clubs como el Hot-Club de Frankfurt y perseveraron el espíritu de esta música incluso en los tiempos más oscuros del nacionalsocialismo.

Kurt Hohenberger en Youtube
La Orquesta de Kurt Hohenberger fue de las que jugó al ratón y al gato con sus "controladores".
En Youtube pueden escucharse algunos temas de este grupo, entre todos ellos hemos seleccionado:
http://www.youtube.com/watch?v=fhufWTN59Zg
Es una versión del tema "Woran liegt es, dass ich dir nicht gefalle?", compuesto por Willy Berking.
La grabación fue realizada en Berlín el 08.11.1939.
El video incluye algunas imágenes del Berlín de los últimos años 30 y principios de los 40.

También pueden escucharse algunas de sus interpretaciones en un lugar maravilloso, Internet Archive, que dispone de una gran cantidad de información de todo tipo y donde mucha de ella es de dominio público o tiene asociada una licencia Creative Commons:
http://www.archive.org/details/KurtHohenbergerOrchestra-01-34

Imagen Rebeldes del swing

Rebeldes del swing
Swing Kids en la versión original, es una película estadounidense dirigida en 1993 por Thomas Carter que recrea las vivencias de los Swing-Heinis.


Nueva temporada
(Crónica de Carmen Mateos - II)

Imposible dar la espalda a la novela de Mempo Giardinelli Luna caliente. La recomendación de su lectura a cargo de Irene Sánchez Velasco, fue tan estupenda que no hay más remedio que leerla.

Imagen Irene Sanchez 01
Fotografía: © Luis Morate

Gracias, Irene, por decirnos que:
Luna caliente se disfruta de principio a fin. Es corta e intensa. La sorpresa se da en cada página no solo por su profundidad temática sino además porque conjuga tensión y acción, dos ingredientes que no la dejan decaer.

Giardinelli, experto en novela negra hispanoamericana dice que hay tres tipos de novela de este género:
. La del detective
. La de la víctima
. La del criminal
Luna caliente pertenece al tercer grupo. Se desarrolla durante la dictadura de Videla y en ella el joven oportunista Ramiro vuelve a Argentina con el propósito de labrarse un buen futuro. Tal vez hubiera sido así de no conocer a Araceli, que con sus trece años y una personalidad diabólica, se lo va a poner difícil.

Aparte del calor, que enmarca una sexualidad violenta y el paso del tiempo que da lugar a una noche sin fin, hay un componente sobrenatural que acerca la novela a un género de terror, que le hubiera gustado a Borges.

La tensión y la acción de Luna caliente convergen en la persecución. Ramiro no sabe por qué huye, pero tiene que hacerlo y para ambientarnos en esa persecución, a través de imágenes vemos en pantalla la secuencia de una persecución cinematográfica en la que un hombre en un coche rojo es seguido de cerca por un camión que ni sabe quién conduce. Una secuencia en la que la morosidad del tiempo y la angustia del perseguido dada en primeros planos acerca al futuro lector de Luna caliente a ese mundo kafkiano que no tiene escapatoria.

Imagen Irene Sanchez 02
Fotografía: © Luis Morate

La presentadora fue convincente en sus últimas palabras de recomendación, se trata de novela negra en vena y casi todos coincidimos en la necesidad de leerla.


Imagen Irene Sánchez Velasco

No es la primera vez que Irene Sánchez Velasco colabora en un Sábado Negro, en esta ocasión presentó la novela Luna caliente del escritor argentino Mempo Giardinelli.

Imagen de Luna caliente

Luna caliente
Uno de los personajes principales de esta novela (Ramiro Bernárdez) regresa a su Argentina natal, donde piensa establecerse, después de su estancia en París donde estudió leyes.
Es invitado a cenar a casa de un amigo, el doctor Tennenbaum.
Una vez finalizada la cena, Ramiro comienza a complicarse la vida. Es seducido por Araceli, hija del anfitrión de la casa. A partir de ese momento nuestro personaje vivirá sin interrupción horas de angustia.
Intentará huir, sin conseguirlo, en primer lugar de Araceli, la hija de su amigo, después del padre de la chica y finalmente de la policía.

La lectura es ágil. Cada situación nos ofrece un final inesperado.
La acción se sitúa en la década de los setenta en Argentina, país que se encuentra sometido a una dictadura y donde la lucha antisubversiva y la tortura están a la orden del día.
Los personajes están cargados de sensualidad y erotismo a lo que contribuye: el calor sofocante, la luna caliente.

La sexualidad, como indica Victoria Alca Paniagua, funciona como una metáfora a través de la cual el autor hace una crítica a la dictadura militar que se vivió en la Argentina.

Imagen Mempo Giardinelli

Mempo Giardinelli
Es escritor y periodista. Nació en Resistencia, Chaco, República Argentina. Vivió en Buenos Aires entre 1969 y 1976, estuvo exiliado en México entre 1976 y 1984, y cuando regresó fundó y dirigió la revista "Puro Cuento" (1986-1992).
Entre 1993 y 2000 se radicó en Paso de la Patria, Corrientes.
Desde 2001 reside en Resistencia.


En el curso que comienza se abre una nueva sección:
La presentación de una fotografía clásica.

La primera fotografía corresponde al fotógrafo húngaro Gyula Halász (1899-1984), más conocido como Brassaï.
Brassaï realizó un conjunto de fotografías maravillosas de París, lugar al que se trasladó a vivir.
Su trabajo El París secreto refleja la ciudad que vivió y fotografió para nosotros.

Imagen Brassaï

Según sus propias palabras:
La noche sugiere, no enseña.
La noche nos encuentra y nos sorprende por su extrañeza; ella libera en nosotros las fuerzas que, durante el día, son dominadas por la razón...

La fotografías de Brassaï son la noche.
La noche universal. La vida en la noche.
No es la noche en París, es la noche.
La noche es una parte de la vida.

Nos presentan todo tipo de personajes:
matones, mendigos, prostitutas, enamorados, homosexuales.
Nos presentan todo tipo de lugares:
bares, garitos, salones de baile, prostíbulos, calles.
Nos presentan la vida que pasa.

Es un mundo distinto, no es el mundo de la luz, de la claridad, es el mundo de la pasión.
Es el mundo de la música, del alcohol, del sexo y de la droga.

Sus personajes, anónimos, universalizan su mensaje.
Fueron ellos y somos nosotros.

Aunque reflejan un mundo desaparecido, muestran nuestro mundo, nuestros sentimientos.


Esta primera fotografía servirá también para la primera Muestra de relatos organizado por los Sábados Negros.

Partiendo de esta fotografía, la Asociación Cultural Sábados Negros quiere animar a los amantes de la literatura y de la cultura en general a que se decidan a escribir un relato corto con lo que les sugiera la fotografía de Brassaï.

Será un relato corto, como máximo de 200 palabras.
Las características de la muestra, se indican en el apartado Muestra de relatos de esta web:
http://www.sabadosnegros.org/muestra/muestra.html


Nueva temporada
(Crónica de Carmen Mateos - III)

Pablo Gutiérrez, escribe la novela Nada es crucial después de su obra de teatro Carne de cerdo y de otra novela Rosas, restos de alas.
También después de ser seleccionado por la revista literaria Granta como uno de los 22 mejores narradores jóvenes en español.

Imagen Pablo Gutiérrez 01
Fotografía: © Luis Morate

Nada es crucial nos habla de la infancia, adolescencia y juventud de dos personajes: Lecu (él) y Magui (ella). Los dos son pobres pero no dan pena. Los dos andan escasos: Lecu, de todo, como corresponde al hijo desatendido de unos padres yonkis; Magui, sobre todo de afecto, una escasez que la hace una adolescente insomne mientras su madre duerme.

Viven en una ciudad mediana, no importa el nombre, de los años 90. En una ciudad con descampados que al autor, cuando era un niño con los ojos abiertos, le representaban el vacío, la vida distinta a la de los bloques que los limitaban, la vida enigmática y hasta peligrosa.
El descampado de los 80 y 90 es el escenario lógico, tomado a ras de tierra, más lógico que la Holanda del XIX, por ejemplo.

Lecu y Magui no dan pena, tal vez porque son luchadores, porque pueden vincularse a personajes barojianos de La lucha por la vida o a nuestros pícaros sobrevividores del siglo XVII.

El estilo del libro se articula en torno a:
- la economía del lenguaje,
- la intensidad
- las citas escondidas
Lo primero se pone de manifiesto en una utilización eficaz del lenguaje: ¿por qué decir televisión si podemos decir la siemprencendida? ¿por qué poner de nombre Pilar o Carmen, si podemos decir la Sra. Amable dos? ¿por qué, en definitiva, no ir a los atributos directamente?
La intensidad es su forma de contar las cosas, no cree el autor que sean necesarias cuatro páginas previas a cada página interesante.
Por último, en cuanto a las citas, no son un alarde de sabiduría sino una complicidad con el lector que sabe a quién se refieren esas palabras que suenan a Benedetti, a Machado o a Herman Hesse, y efectivamente esos son sus autores.

Por último, también el título, y el hecho de que nada sea crucial está lleno de significado.
Por una parte, nada puede ser crucial para unos jóvenes cuyas vidas no pueden sanarse por un golpe de suerte, por otra parte, crucial, que viene de cruz, remite a unas comunidades, muy de moda en los 80-90, que neocristinamente pretenden salvar a estos jóvenes desheredados, eso sí, para llevarlos a la salvación victoriosa, única y verdadera, que últimamente ha llenado las calles de la capital de España.

Entre los escritores preferidos de nuestro autor están Baroja y Kundera, entre los principios la ética, que no la moralina y que sus alumnos lean y, a ser posible, escriban.

Imagen Pablo Gutiérrez 02
Fotografía: © Luis Morate

El público de Traficantes de Sueños aplaudió con gusto la lectura del fragmento con el que terminó la intervención de Pablo Gutiérrez, aquel en el que Lecu cree reconocer a la Sra. Amable dos cuando esta va en un autobús.
Una descripción poética, que es otra de las marcas de Nada es crucial.


Imagen Pablo Gutiérrez Imagen de Nada es crucial
Fotografía: © Clea Martí

Nada es crucial es la segunda novela de Pablo Gutiérrez. Dos años después de aparecer Rosas, restos de alas (La Fábrica, 2008), su primera novela, Lengua de Trapo publica Nada es crucial. A continuación la misma editorial ha reeditado Rosas, restos de alas.

Pablo Gutiérrez nos cuenta en esta novela, situada en sus inicios en unos años 80 alejados de cualquier movida, la infancia, adolescencia y juventud de dos muchachos: por un lado Lecumberri, Antonio o simplemente Lecu, hijo de padres yonquis y por otro Margarita, Marga o simplemente Magui que ha nacido en un pueblo opresivo.
Los personajes secundarios de la novela, sin nombre, son descritos por sus atributos, así: la Señora Amable, el Señor Alto y Locuaz o Buen Chico. De igual manera son descritos los objetos: la siempreencendida.

Sus vidas se desarrollan en paralelo y muestran su supervivencia en situaciones adversas. La vida no les permite mejorar. La supervivencia de Lecu es la del día a día, la de Magui es una supervivencia interior.
Nuestros personajes no dan pena, el lector asiste a la lucha continua de estos dos jóvenes por encontrar algo de cariño, de ternura, un lugar donde puedan estar tranquilos, una compañía con la que poder compartir su soledad.
Y claro está, la novela nos acerca lentamente al encuentro de los dos personajes.

Aunque las situaciones son difíciles para ellos, el autor introduce el humor para liberarnos de la tensión con que viven su día a día.
En la novela hay sexo, violencia y soledad pero también hay amor. Es como una pócima, que sin curarlo todo, es un alivio para sus vidas. El amor es una posibilidad de encuentro.

Es una novela muy trabajada en cuanto al estilo. Pablo Gutiérrez quiere que los recursos del idioma florezcan y salgan a la luz. Pretende capturar sensaciones y que el lector reaccione mediante una prosa impregnada de poesía.

No se trata de una novela al uso donde existe una trama y un desenlace. Nos muestra la vida de dos jóvenes que se buscan, se encuentran y viven lo que la vida les permite.

"Lecu. Antonio Lecumberri era un niño mugroso y despistado que nunca traía el babi ni las ceras de colores ni las galletas envueltas en papel de aluminio que los demás parvulitos nunca olvidaban; ni siquiera solía llevar dos zapatos iguales. A veces venía en pijama y zapatillas, y otras veces no aparecía en un mes porque sus padres, el Señor y la Señora Yonqui, no recordaban que esa cosa amarillenta respiraba y comía y hacía caca y pis, y había un colegio donde una maestra bondadosa lo esperaba para limpiarle la cara con una toalla y darle, sin que los demás niños lo supieran, un desayuno muy rico."


Imagen Pablo Gutiérrez 03
Fotografía: © Luis Morate

Imagen Final
Fotografía: © Luis Morate

Imagen Soy de la pública
Fotografía: © Luis Morate